Mushoku Tensei Capítulo 226

Mushoku Tensei Capítulo 226

Por mi Casa, por mi Hija

Traducido por Luis Rey Nambo a partir de la versión inglesa alojada en Baka-Tsuki.

1ª Parte

Desde su nacimiento, Claire Latreia tuvo una personalidad vanidosa y terca. Fue una niña que no reconocía sus errores y rehusaba disculparse. A esa niña, su madre, quien vendría a ser la bisabuela de Ludeus, Melody Latreia, solía decirle:

·
“Conviértete en una persona respetable.”
·

Eso podría ser llamado la educación incorrecta. Claire fue terca y no podía reconocer sus propios errores. Pero si no cometía ningún error, entonces no había problema con ser terca. Eso es lo que uno podría pensar, aunque no es posible que haya una persona que nunca cometa un sólo error a lo largo de su vida.

Independientemente de eso, la educación fue un éxito. Claire se convirtió en una persona estricta. No íntegra, sino estricta. Alguien estricta tanto consigo misma como con los demás. A lo largo de su educación llegó a darse cuenta que no podía vivir sin cometer errores, aunque, con el fin de ser una persona que no los cometa en primer lugar, se propuso la meta de disciplinarse duramente. Sin embargo, hubo un efecto secundario. Convertirse en alguien que también trataba a los otros estrictamente.

Estricta con otros y consigo misma. Esa es la persona llamada Clarie Latreia

Con todo, incluso si su educación fue un éxito, no estaba curada de su vanidad o terquedad. Siempre que la estricta Claire enfrentaba dificultades, respondía esforzándose, pero dada su vanidad nunca permitía que otros vieran el esfuerzo y la lucha de su sufriente y agonizante persona. La estricta Claire llegó a esperar lo mismo de las otras personas. Y, la obstinada Claire no cambiaría eso incluso si las circunstancias lo exigían.

Una persona verdaderamente desagradable.

A los ojos de otros, obtenía el éxito en la mayoría de las cosas sin intentarlo, y obligaba a otros a mostrar los mismos resultados que ella, reprochándoles sus quejas. Y si le señalabas sus errores, ella no se disculparía nunca. Una persona fría que no se preocupaba por los problemas de otros y no intentaba entender sus sentimientos.

Por supuesto, había quienes podían ver a través de su verdadera naturaleza. Personas que reconocían el esfuerzo que ponía detrás de escenas. Sin embargo, eso era todo, incluso si eran capaces de ver a través de sus esfuerzos, no hablarían con otros sobre ello.

Las personas compasivas le decían, “reconozco tus esfuerzos, pero otro no lo harán a menos que dejes de esconderlos.” Sin embargo, no cambió.

·
“Ni la educación de mi madre ni mi propia manera de hacer las cosas están equivocadas, así que no hay necesidad de cambiar”, era lo que pensaba.

Como resultado, para su graduación de la Escuela para Nobles del Reino Sagrado de Milis era la mejor de su clase y profundamente odiada por sus pares.

Incluso para el momento en que alcanzó la madurez, no podía contraer matrimonio. Como la mayor de las hijas de la casa Latreia, había recibido un número importante de propuestas, pero todos los nobles que la conocían cara a cara y veían su estricta y testaruda personalidad se iban como si estuvieran huyendo.

·
“Si no puedo convertirme en esposa, puedo simplemente convertirme en monja.”
·

Fue lo que dijo al alcanzar los 18 años. Como una dama de la casa Latreia, en lugar de recibir la etiqueta de solterona y traer vergüenza a su casa, eso era preferible. Era un modo de pensar común entre las mujeres del Reino Sagrado de Milis en ese entonces.

2ª Parte

Había un hombre joven llamado Carlyle Granz. Carlyle era un novato de la orden del temple, y un subordinado directo del padre de Claire, el líder medio del grupo de espadachines de la Orden del Temple, Ralkan Latreia.

Una noche, el padre de Claire llegó ebrio a casa.

Él era una persona normalmente austera. Principalmente para sí mismo, pero también para Claire y su madre, él fue siempre severo y estricto. Así pues, para él, regresar en ese estado era un raro evento.

Por supuesto, no era la primera vez. En casos en que su esposo regresaba en ese estado desordenado, la madre de Claire lo sostenía del hombro, le quitaba la armadura, daba agua de beber y grácilmente le prestaba su hombro antes de cargarlo hasta la cama. En ocasiones como esta, la madre de Claire no reprendía a su esposo. Ella entendía que ser un Caballero del Temple era un trabajo estrésate.

Desafortunadamente, esa noche la madre de Claire tenía asuntos en la casa de sus padres. Claire vio la debilidad de su padre por primera vez y le reprendió.

·
“Como cabeza de la casa Latreia, ¿qué clase de conducta es esta? ¿Son tus lecciones hacia nosotros sólo palabras?”
·

Este padre, no pudo decirle nada a la hija que veía su debilidad por primera vez. En ese momento, el único que irrumpió en la conversación fue Carlyle, quien cargaba al padre de Claire hasta su casa.

·
“Hay una razón por la que el capitán bebió hoy. Uno de nuestros caballeros murió en batalla. No fue culpa de nadie. Sin embargo, estuvimos bebiendo en la mañana. El capitán estuvo bebiendo fuertemente, pero eso fue por el arrepentimiento de no poder salvar a aquel que pereció. Incluso si es la hija del capitán, no le permitiré menospreciar sus sentimientos.”
·

Ante estas palabras, Claire guardó silencio. No pudo pensar en nada que decir. Sin embargo, no estaba enojada. Silenciosamente asistió a su padre, le dio agua y le prestó su hombro mientras su padre se disculpaba, pero no pudo soportar su peso ella sola y Carlyle la ayudó a cargarlo hasta su alcoba, cambiando sus ropas y metiéndolo en la cama.

Y todo el tiempo, Claire no dijo una sola palabra. Ella sabía que estaba equivocada, pero no pudo disculparse con su padre o Carlyle. Su obstinación no se lo permitía.

Sin embargo, Carlyle vio a través de ella. Vio el reconocimiento de su propio error oculto en esa hosca cara suya.

·
“Eres una persona amable.” Dijo Carlyle al partir.

En ese momento, Claire no podía entender que le había dicho. Sin embargo, se dio cuenta de que el joven frente a ella, probablemente uno o dos años menor que ella, había visto a través suyo.

Luego de eso, Carlyle fue invitado a la casa Latreia en cada oportunidad y eventualmente se convirtió en el novio de Claire.

3ª Parte

Los dos juntos tuvieron cinco hijos, un hijo y cuatro hijas. Claire los crió estrictamente, dándoles la misma áspera educación que ella misma recibió.

El hijo mayor se convirtió en Caballero del Temple. La hija mayor se casó en la familia de un marqués. Ambos cumplieron las expectativas de Claire. Se volvieron un fino caballero y una dama que no traerían vergüenza a su familia no importa en qué parte de Milis se mostraran.

Claire tenía las mayores expectativas para su segunda hija, quien nació ligeramente tarde. Ella era superior, incluso comparada con sus hermanos mayores. No importaba cómo la miraras, era hermosa y pura, un espécimen del cual podía estar orgullosa.

Zenith Latreia. Ella huyó de casa. Traicionó las expectativas de Claire, se escapó de casa para convertirse en aventurera y cortó todo contacto.

Claire la llamó ‘hija estúpida’.

·
“Ella tomó la decisión más tonta posible, así que asegúrense de no volverse como ella”, les escupía con ira a sus otros hijos. Fue la primera vez en su vida que mostró tantas emociones. La hija que más favoreció se volvió su mayor decepción. Ese fue un gran shock para ella, más que para cualquier otro.

La tercera hija, Saura, también fue una decepción. Se casó con un cierto barón, sin embargo, ese barón perdió en una lucha por el poder. Saura acabó en medio de esa pelea y perdió su vida. Es raro en el país de Milis, tan excelso en magia de sanación, que una herida sea letal, pero así fue como sucedieron las cosas. La casa Latreia se aseguró que la persona que la mató viera un final adecuado.

Sin embargo, Saura no regresó.

Claire lloró. Lloró tanto como cualquier otro.

Como si fuera indiferente a su dolor, la cuarta hija, Therese, también fue contraria a sus deseos. Inconvenientemente para una mujer, se unió a la Orden del Temple. Claire también habló contra ella en exceso.

·
“No hay manera que una chica como tú pueda encajar en la Orden del Temple. Si hubieras hecho lo que te dije y te hubieras convertido en una señorita adecuada, te hubieras casado y encontrado la felicidad.” cosas así.

Therese desdeñosamente dijo “¿morir en una lucha de poder es felicidad?” e inició una gran pelea.

Claire dijo “¡Nunca pongas pie en esta casa otra vez!” y la expulsó.

Al mismo tiempo, Claire no pensó que hubiera hecho mal, ni una sola parte de su ser. Ni Zenith ni Therese aguantarían mucho. Estaba segura de que regresarían rogando y en lágrimas.

4ª Parte

Diez años pasaron. Zenith todavía no se ha puesto en contacto. Antes de que se diera cuenta, Therese alcanzó un éxito excepcional y se convirtió en la capitana de la guardia de la miko.

·
“Es simplemente que la miko es una mujer, y por eso necesita una guardia femenina capaz.”
·

Eso era lo que Claire pensaba y no estaba equivocada. Therese tenía altas habilidades prácticas y de comando, pero como un caballero, su poder era sólo regular. Aun así, cuando fuera que iba a una fiesta con su esposo, Claire se aparecía con las palabras “como esperaba de alguien de la casa Latreia, ella puede alcanzar el éxito en cualquier campo.”

Incluso a pesar de su terquedad, Claire era estricta con ella misma. Si entendía que estaba equivocada, aunque no se disculpaba, cambiaba su modo de pensar. Sobre todo si la hija que pensó que fue un error ha mostrado tan grandes resultados. Claire perdonó a Therese y se reconcilió con ella.

Dicho eso, cada vez que se encontraba cara a cara con Therese, lo que salía de su boca no era una disculpa, sino un arrogante “sólo por esta vez te perdono.”
·

Si Therese no estuviera acostumbrada a interactuar con gente con disposición desagradable en su trabajo como líder media de la Orden del Temple, o si no hubiera crecido con gente habituada a la personalidad de su madre, hubieran acabado en otra pelea.

Al mismo tiempo, Claire todavía no perdonaba a Zentih.
“Sin embargo, si Zenith se muestra por aquí, podría permitirle hablar conmigo” pensó.

5ª Parte

Unos cuantos años después, Paul vino a la casa Latreia buscando asistencia. Hubo un desastre mágico en el Reino Asura. Un incidente de Teleportación afectó a la provincia de Fedora. Paul vino como capitán del escuadrón de búsqueda de desaparecidos y requirió la asistencia de a casa Latreia.

Cuando se reveló que Zenith era una de las personas desaparecidas, Claire naturalmente dio su aprobación. Convenció a Carlyle y proporcionó ambos, dinero y personal. Ella quería encontrar a Zenith rápidamente y decirle “¿Ves? ¡Eso te pasa por desobedecerme!”
·

Sin embargo, Zenith no podía ser encontrada. Un año, dos años pasaron y su paradero seguía sin ser descubierto. Durante ese tiempo su esposo, Paul, empezó a consumirse. Sin siquiera intentar esconder su sufrimiento, bebía incluso con su hija presente.

Claire pensó que antes que por Zenith, ella debería hacer algo por su nieta, Norn. Consideró refugiar a Norn en su casa, y apartarla de su padre. Entonces, proveerla con una educación apropiada para convertirla en una fina señorita. Claire creía que eso sería lo mejor, pero por supuesto, Carlyle se opuso, así que no pudo forzar la separación de Norn y Paul.

Claire impacientemente pasaba los días mientras vigilaba a Norn.

Mientras hacía eso, Paul se recuperó. Por la historia de Therese, parece ser que su hijo mayor, Ludeus, se apareció ante Paul y lo corrigió. Entonces, Claire ganó interés en esta persona llamada Ludeus. Pero luego, tomó en consideración que ni siquiera se mostró para dar sus saludos, así que lo descartó pensando cosas como “lo que se esperaba del hijo de Paul.”

Luego de eso, Paul fue confirmado como un bígamo. Su amante, Lilia, y su hija, Aisha, vinieron a Milis.

Claire es una seguidora de Milis. Tomar a dos esposas para ella era algo imperdonable, sin embargo, Paul no era creyente de Milis y ella sabía mejor que nadie que forzar su religión en otros era un problema.

Varias veces al mes, recibía a las hijas de Paul en la residencia Latreia e impartía educación. Estudios de buenos modales y costumbres. Para Claire, tal cosa era una necesidad, y era simplemente natural que las estudiaran.

Norn no podía sobrepasar a Aisha, y estaba constantemente refunfuñando. Claire odiaba esa actitud. No era que Norn se rindiera rápidamente en cosas que podría haber hecho con esfuerzo, pero estaba asustada de perder ante Aisha, y no dar pasos cruciales. Al ver eso, Claire le dijo a Norn que no había necesidad de vencer a Aisha. La instruyó a simplemente apuntar al nivel de habilidad digno de una dama de la casa Latreia.

Era su modo de motivarla.

Sin embargo, no funcionó en absoluto. Clarie intentó motivarla de cualquier modo, pero nada funcionó. La hija de la amante, Aisha, se burlaba de Norn y eso enfureció a Claire. La ira de Claire se convirtió en una emoción intensa y maltrató a ambas, tanto a Aisha como a Lilia.

Al final, ambas, Norn y Aisha la abandonaron sin ser lo que ella quería que fueran.

6ª Parte

Algunos años más pasaron. No había noticias de Zentih, y Claire recordaba los días con sus nietas.

Los nietos de sus hijos mayores alcanzaron la madurez uno tras otro. Todos fueron criados para ser nobles de Milis que no trajeran vergüenza a sus familias no importara dónde se mostraran. Pronto, no hubo niños a su alrededor y sus nietos se volvieron independientes.

Norn y Aisha.

Las dos alcanzarían la madurez pronto. “Me pregunto qué fue de ellas. Pensando en ello, sólo estas dos fueron diferentes a lo que quería. Como se esperaba de las hijas de Zenith. Me gustaría saber qué clase de educación les dio…”
·

Mientras pensaba en eso, Claire inmediatamente detuvo el tren de sus ideas. Después de todo, Zenith no tuvo oportunidad de educar a sus hijas.

Casi inmediatamente después de que nacieran, cuando todavía tenían tan sólo uno o dos años, el incidente de teletransportación sucedió.

Zenith nunca tuvo la oportunidad de educar a sus hijas una vez que fueron conscientes de sus alrededores.

Norn fue criada sólo por su padre y Aisha también, dado el incidente de teletransportación, jamás recibió una educación apropiada que le enseñara a ser respetuosa con la hija de la esposa legal.

Lo que fuera que fue Zenith, también fue diligente en sus estudios. En un punto fue incluso llamada la hija ideal de Milis, una dama espléndida.

·
“Incluso si se convirtió en una aventurera, hubiera sido capaz de enseñarles apropiadamente…”
·

La verdad es, que Claire extrañaba mucho a Zenith. Quería verla. Estaba segura de que incluso si se veían sólo palabras de reproche vendrían a su mente, y Zenith la consideraría una molestia, pero incluso así, quería verla.

Ella obtuvo la oportunidad de hacerlo. Noticias del rescate de Zenith llegaron de Ludeus. Noticias sobre cómo había perdido sus memorias y se había convertido en una inválida, pero aun así, estaba viva.

El contenido de la carta era breve, indicando dónde fue encontrada y qué pasó ahí en una escritura concisa. De manera excesivamente concisa, indicó la muerte Paul. Declaró que sus intenciones de curarla, pero no hizo mención de traerla de vuelta.

Claire respondió a la carta inmediatamente. No importaba qué, ella quería ver a Zenith de nuevo.

7ª Parte

Unos cuantos años más pasaron. Durante ese tiempo, Claire buscó métodos de curar a Zenith. Habló con doctores y curadores mágicos a todo lo largo de Milis, y visitó la librería de la iglesia de Milis incontables veces.

Ella incluso investigó libros que dejaron atrás los demonios. Normalmente tal cosa sería imperdonable, pero ella creía que si buscaba a través de cada agujero de la larga historia del país, podría encontrar precedentes.

Y entonces, los encontró. Era un poco sospechoso, y no sabía si era o no verdad. Sin embargo, había ciertamente un caso exitoso en el pasado.

No era un remedio de los demonios. Tal parecía que hubo un caso similar entre los elfos, una mujer apareció con la mente en blanco, pero luego de tener relaciones carnales con muchos hombres, recuperó su espíritu.

Una descripción completamente increíble. No era algo que debiera ser tomado en cuenta.

Sin embargo, luego de buscar evidencia cuidadosamente, la encontró. Al parecer la persona realmente existía y hoy día, todavía necesitaba relaciones carnales con hombres.

Claire estaba escandalizada. ¿Estaría bien intentarlo? Zenith seguramente lo odiaría. Pero aun así… si no hay otro método…

Justo cuando estaba convenciéndose de ello, Ludeus llegó con Zenith.

Zenith volvía con su hijo y la hija de la amante, Aisha. Sólo ellos tres.

Sólo habían pasado tres años desde que envió la carta Y aunque no estaba habituada a enviar cartas a larga distancia, sabía que Ludeus se había apresurado.

·
“Primero, le agradeceré con palabras de gratitud. Después, confirmaré el progreso del tratamiento actual y el plan de ahora en adelante. Si hay tiempo, entonces hablaremos sobre las circunstancias de Norn y Aisha.”
·

Tan pronto como vio a Zentih, todos esos pensamientos desaparecieron. En el minuto que Claire entró en el cuarto, vio la cara de Zenith, y al acercarse, vio su mirada vacua. Fue sobrepasada por emociones tan fuertes que sintió que el corazón se le rompía, y confió a Zenith al doctor de la familia, Adel, con una mirada. Adel es el doctor familiar encargado de la propia salud deteriorada de Claire, y estaba enterado de los descubrimientos de Claire.

Ella lamentó ignorar a Ludeus tras ver a Zenith luego de tanto tiempo y se volteó a mirarlo, pero repentinamente, se dio cuenta de que una joven en traje de maid estaba al fondo del sillón.

Una joven mujer de cabello oscuro.

Ella no la había olvidado. Sin embargo, lo que inmediatamente atrapó la mirada de Claire fue su apariencia. Un traje de maid.

·
“Aisha-san, ha pasado mucho tiempo. Hoy… ¿qué estás haciendo?”

“¿Eh? Ummm… bueno, he venido a cuidar de Zenith-okaasama.”
·

Ante esta respuesta, sin pensar la voz de Claire se elevó. Cuidar de ella. En otras palabras, ella viene en calidad de maid. Si ese es el caso, entonces no hay razón para que esté sentada mientras Zenith y Ludeus, la cabeza de la familia, están de pie.

Claire naturalmente intentó regañarla por ello, sin embargo, Ludeus la detuvo. Naturalmente, Claire había olvidado el orden de las cosas.

El Ludeus que conocía por primera vez era un joven que recordaba fuertemente a Paul. Ya lo quisiera o no, su rostro trajo a Paul a su memoria. Ese Paul borracho, sin ni un poco de carácter. Ese Paul.

Si no fuera por él, Zenith quizá no hubiera terminado en ese estado. En la mente de Claire, estas emociones se agolparon. Como resultado, en el siguiente intercambio de palabras con Ludeus, todo lo que salió fue su lado oscuro. Con una personalidad vana y terca, mientras ignoraba el error que cometía en su presencia, adoptó una actitud arrogante.

Pero Ludeus permaneció con sinceridad. Ante las palabras sarcásticas de Claire, el respondió con el sonido de la razón. Esa actitud justa y recta mejoró la evaluación de Claire. De ahí en más, su conversación fue justo como Claire había esperado originalmente que fuera. El actual progreso del tratamiento de Zenith y las circunstancias de Norn. En cuanto a Aisha, la reprimenda anterior hizo las cosas incómodas, y Claire permaneció en silencio.

Ludeus parecía un poco extraño a las costumbres de Milis, pero tenía confianza como la cabeza de su familia y declaró que cuidaría apropiadamente de Norn.

Claire lo reevaluó. Todavía era joven, pero era un joven maravilloso con conciencia de su posición. Así fue como se reflejó ante sus ojos.

Claire no sabía qué hacer respecto a su posición como subordinado del Dios Dragón Orsted. No era muy entendida sobre asuntos militares, sin embargo, si tenía una amistad con la Reina del Reino Asura, él ciertamente ostentaba un buen pedigrí, aunque emergente quizá. Con gran pedigrí vienen grandes responsabilidades y metas.

Claire pudo percibir que el hombre frente a ella era probablemente incluso más importante de lo que ella era consciente.

Tal hombre es el hijo de esa Zenith.

Pensando en eso, Claire experimentó un complicado sentimiento que mezclaba ambos, enfado y orgullo. Sin embargo, eso trajo un problema. El método de tratamiento que ella estaba por intentar es algo que indudablemente levantaría rumores. Tener a una mujer que duerme con una gran cantidad de hombres no es algo que pueda ignorarse. ¿Aceptaría Ludeus realmente este tratamiento? Cuando ella sugiriera eso, su ira explotaría Él amaba a Zenith, incluso más ahora que ella había acabado con esta condición, naturalmente. Y Claire pensó que él seguramente no sabría de este método, y no lo había intentado.

¿Debería hablar con él acerca del remedio? ¿Sobre que la fuente podría ser cuestionable, pero todavía había esperanza en su tratamiento? Quizá si hablaba con él del método en detalle, recibiría su aprobación.

·
“Sin embargo…” pensó Claire. El joven frente a ella tenía un futuro.

Por lo que ella escuchó, es amigo de un sacerdote de la facción del Papa. Al mismo tiempo, había oído también rumores de que el nieto del Papa regresaba a Milishion. Dado que es un largo viaje, no sería extraño que ambos vinieran juntos.

Honestamente, a Claire no podía importarle menos la lucha de poderes. Sin embargo, si Ludeus está moviéndose de parte de la facción del Papa, no como un Latreia sino como un Greyrat, si intentaba unirse a la facción del Papa como subordinado de Orsted, si intentaba tomar acción aquí en Milishion… Ese método de tratamiento se convertiría en una bola y cadenas de hierro para él. Intentar ese remedio en su propia madre sería indudablemente un escándalo. Todos en el país hablarían sobre eso a sus espaldas. No sería capaz de continuar moviéndose en el país.

·
“¿Debería hablar con él acerca de esto? ¿Debería dejarlo participar?”
·

No, concluyó Claire.

Es mejor para él no saber nada de eso, no debería tener nada que ver con ello, es mejor así. Es algo que Claire hizo por sí misma, no está relacionado con Ludeus, quien no tiene nada que ver con la casa Latreia. Es probablemente mejor mantener las cosas así. No intentar el tratamiento no era una opción. En cualquier caso, Claire había esperado ya veinte años. Veinte años para ver a su hija y hablar con ella.

Y así, Claire empezó a movilizarse, intentando cargar todas las consecuencias ella sola. Intencionalmente enfureció a Ludeus y lo expulsó de la casa Latreia. Usando a sus sirvientes, secuestró a Zenith.

Sin embargo, sus acciones pararon aquí. La Zenith que fue traída a su casa, la Zenith que creció y empezaba a envejecer, la hija que todavía era hermosa y funcional como mujer…

¿Está realmente bien dejar que un número desconocido de hombres duerman con ella?

Por supuesto que no. No hay manera de que lo sea. Sin embargo, incluso si Zenith no aceptaría estas condiciones, seguía siendo una carga para su hijo. Si pudiera hablar, seguramente rogaría que la curaran. Claire racionalizó de ese modo. Una racionalización que hizo que incluso Claire se enfermara del estómago.

Quería que alguien la detuviera. Justo ahora, está intentando algo que no debería hacerse. Pero ya no podía detenerse sola.

Estaba preocupada, estaba sufriendo, pasaba el día entero en el cuarto con Zenith al final de su ingenio. Esta Zenith, que seguía desperdiciando día tras día, mostraba ocasionalmente una respuesta casi humana, destrozando más el corazón de Claire.

Quien la detuvo fue Carlyle. Había escuchado la situación de parte de Therese, y el resto del doctor familiar, Andel. Sobre el irrealizable tratamiento y el sufrimiento de Claire respecto a si intentarlo o no. Su esposa fue forzada por sí misma a hacer algo imperdonable.

Él le dijo gentilmente:

·
“… Antes de intentar ese método, dejémosla ver a Miko-sama.”
·

Si pudieran ver sus memorias algo podría hacerse. Podrían ser capaces de reforzar su determinación. Alternativamente podrían rendirse respecto a ese método.

Carlyle envió una petición para que la miko viera sus memorias y usando su autoridad como un alto líder de la Orden del Temple a su máximo potencial, obtuvo la aprobación mientras escondía el nombre de Zenith y evitaba que Ludeus se enterara. Se hicieron planes para que la miko que normalmente no miraba memorias por motivos personales, revisara a Zenith.

Ese día sería hoy. Hoy era el día en que Carlyle y Claire traerían secretamente a Zenith a los cuarteles generales de la iglesia.

Entonces el incidente del secuestro sucedió.

8ª Parte (POV – Ludeus)

“Y así acabamos así.”
·

La historia terminaba ahí. Los ojos de Claire se habían tornado de un rojo profundo y Carlyle tenía una expresión grave en su cara. Los otros tenían varias reacciones. Había los que usaban muecas mientras otros con los brazos cruzados no sabían que expresión debían poner; Therese cubría su boca en Shock; La miko estaba sonriendo como si fuera a decir que ella sabía todo desde el principio.

Cliff… estaba imperturbable. Quizá lo había escuchado todo desde antes. Sin embargo, al escuchar su historia, no podía entender.

Lo que Claire estaba intentando hacer era algo imperdonable. Incluso si hacía todo eso porque estaba “intentando ayudar” y todo ese tipo de cosas, hacerlo en su hija era imperdonable.

No lo haré yo ni tampoco la sociedad. La doctrina de Milis no lo condonará, eso seguro.

No sé si es ilegal en este país, pero juzgando por las expresiones de la audiencia, es indudable que eso manchará el nombre de la casa Latreia. Ciertamente, si hubiera participado en eso, mis objetivos en este país hubieran sido imposibles.

Eso es el por qué no me involucró. Ella intentó de hacer algo por su propia cuenta. Se preocupó por sí misma y aceptó las consecuencias por sí misma.

Pero desafortunadamente, Claire estaba equivocada.

·
“Ese remedio… es de hace 200 años, ¿cierto?”
·

Cuando dije eso, Claire levantó la cara sorprendida.

·
“¡E…es verdad! Hace doscientos años una chica con los mismos síntomas fue encontrada…”

“Y esa chica fue expulsada de su aldea como resultado de estas acciones.”

“…si sabes eso, no me digas que ya lo has intentado.”

“Por supuesto que no.”
·

Tenía mis dudas… pero….

Probablemente se refiera a Elinalise.

Por supuesto, difiere de la verdad, desde el estado de Zenith, le tomó décadas recuperar la cordura. No se convirtió en una mujer tan liberal hasta después. Sin embargo, la información de segunda mano es casi siempre incorrecta. No es extraño que acabe distorsionada.

·
“No lo he intentado, pero he hablado con la mujer en persona y lo escuché de ella.”
·

No había hablado de Elinalise en la carta. Hubo muchas cosas que mantuve en secreto en ese entonces.

·
“¿Es… es así?”
·

Sus hombros cayeron como si la fuerza la abandonara, sin embargo, su expresión parecía ligeramente aliviada.

·
“Entonces, todo lo que hice fue en vano…”

“Ese parece ser el caso.”

“… es así entonces…”
·

Si me hubiera dicho sobre el tratamiento en el primer día, no hubiera explotado como lo hice entonces. “No, no, abuela, conocí a la mujer y es completamente diferente de la historia. Esa clase de cosas no la curarán.” Luego hubiera reído de ello a más no poder. Sip, muy probablemente.

·
“Debiste decírmelo.”

“… Si no hubieras sabido sobre la inefectividad de ese método, ¿lo hubieras rechazado?”

“…”
·

No pude contestar. No pude decir no. Si Elinalise dijera, “fui curada por el sexo” ¿lo hubiera intentado? Probablemente no al principio y hubiera buscado otro método. Sin embargo, muchos años han pasado desde entonces. Si no apareciera otro método, me pregunto que hubiera hecho. Luego de preocuparme, me pregunto qué clase de conclusión hubiera tomado.

·
“Sin embargo, ya lo sabías… qué tonta he sido…”
·

Claire dijo eso y una vez más empezó a llorar. Intentando de hacer algo inhumano a su propia hija, probablemente no podría soportar mostrar su rostro en público. Probablemente todavía hay una herida ahí. La depresión debe estar apretando su corazón.

Yo por mi parte me siento mucho mejor. Finalmente puedo entender sus acciones hasta ahora. Por su casa, por su hija. No hubo falsedad en sus palabras.

Más aún en esta situación, la situación en la que este incidente fue usado como parte de la lucha de poderes. Ella al menos intentó no revelar lo que intentaba hacer. Intentó cargar con el peso de sus pecados ella misma. De ese modo podía al menos proteger a la casa Latreia. Proteger a Therese y el tío y tía que todavía no conozco.

Por supuesto, el modo en que manejó las cosas estaba errado, no puede negar eso. Seguro había uno mejor. Seguro había muchos otros caminos para acercarse al problema. Sin embargo, todo fue por mi bien y el de Zenith. Por su hija, por su casa. Es por eso que Carlyle y yo fuimos golpeados por Zenith.

·
“Haa…”
·

Dejé escapar un suspiro. Entonces, me volví hacia Cliff. El Cliff que repentinamente cubría a Claire.

·
“¿Cuando fue que escuchaste esto, Cliff-senpai? Esta historia.”

“Esta mañana. Por coincidencia topé con ellos en los cuarteles generales.”

“¿…Por qué no los detuviste entonces? Tú también conoces el caso de Elinalise-san, ¿cierto?”

“Lo más que sabía era que el método era algo imperdonable como persona.”
·

Imagino que es verdad. Ella nunca le dijo nada a nadie, incluso Cliff debió dudar.

·
“Planeaba decírtelo en algún momento del día, pero… lo siento.”
·

Fue ciertamente imposible dada la situación. Así es Cliff después de todo. Estoy seguro de que en ese momento censuró a Claire y Carlyle. “Lo que están haciendo está mal. Regresen inmediatamente a Zenith y discúlpense con Ludeus”, algo así. Entonces, perdido en esa actitud, Carlyle explicó las circunstancias. Escuchando algo tan extravagante, debió vacilar a su propio modo. Probablemente hubiera guardado silencio también.

Es por eso que, cuando ni siquiera pedí una explicación, me reprendió como lo hizo. Todo lo que tenía que hacer era detenerme aquí. Sólo decirme que Claire estaba pensando realmente en Zenith. Él pensó una vez más que podía ver signos de una solución pacífica. No puedo decir que sus métodos fueron buenos… Pero él simpatizaba con los sentimientos de Claire y Carlyle. Ciertamente puedes decir que es propio de Cliff.

En cualquier caso, ahora entiendo. Me siento de verdad mucho mejor.

·
“Ahora entonces, les pregunto de nuevo.”
·

Tan pronto como ponía en orden mis emociones, Cliff se dirigió a la asamblea entera.

·
“Este caso es el resultado de una mujer tratando de salvar a su hija. Usarlo para conspirar contra ella y atormentarla, ¿pueden decir que es acorde a las enseñanzas de San Milis?”
·

El Papa sonreía, el cardenal sudaba, los caballeros de la Orden de la Iglesia y del Temple tenían expresiones ligeramente aliviadas. Todos miraban a Cliff.

·
“Todo esto fue meramente un accidente. Más aún, fue un accidente donde afortunadamente nadie perdió la vida. Causado por una madre solitaria, un comprensible accidente. Ciertamente tomó tiempo y causó un disturbio. Temporalmente trajo un muy mal humor, y hubo quienes resultaron heridos, sin embargo ¿qué dicen ustedes? ¿No deberíamos dejar que esta agua pase bajo el puente y perdonarla, juzgando con generosidad?”
·

Mientras decía eso, Cliff miró hacia mí.

·
“Ludeus, tú tienes el derecho a decidir. Tú fuiste quien más sufrió por esto, y ganaste tu batalla.”
·

Ya hace mucho que solté la mano de la miko, sin embargo, la miko ha estado sentada a mi lado todo este tiempo, sonriendo. Como si dijera que sabía que esto pasaría todo el tiempo, una actitud de quien ha visto a través de todo.

Esta persona…

·
“Creo que está bien.”
·

Digo calmadamente. Todavía tengo unas cuantas reservas, sin embargo, sólo necesito hablar con Claire más a profundidad después. Si hablo más con ella, mi herida se desvanecerá.

·
“Sin embargo, permítanme presentar tres condiciones.”
·

¡Claro que tengo condiciones! Condiciones para liberar a la miko. Puede que sea un sin vergüenza, pero hay tres de ellas.

·
“Primero, que Miko-sama busque en las memorias de mi madre para ver si puede recuperarlas.”

“Por supuesto, se hará. Había planes de ello en primer lugar.”
·

Le hablaba al cardenal, pero quien respondió fue la miko. Como si dijera que entiende. Me pregunto si ya sabía que iba a examinar las memorias de Zenith hoy. Si sabía de ello, entonces se dejó secuestrar por mí con el fin de guiarme hasta aquí.

Es posible.

·
“Sin embargo, no puedo recuperar memorias, así que probablemente no pueda curarla…”

“Pero todavía quiero intentarlo. Su santidad el cardenal, ¿le importa?”

“En absoluto.”
·

El cardenal parece de buen humor. Probablemente porque no parece que la casa Latreia que está en su facción vaya a recibir daño.

·
“Segundo, a fin de dejar que todo sea agua bajo el puente, deberán proveer de su completa asistencia al Dios Dragón Orsted.”

“Naturalmente, no tengo objeciones.”

“… lo mismo aquí.”
·

El Papa naturalmente dio su aprobación, y el cardenal asintió también. Parece que obtener aprobación para las figuras de Ruijerd también será posible. Sería mejor si sólo apaleo al cardenal justo ahora, pero parece que las cosas acabarán en una posición verdaderamente benéfica para mí, así que lo dejaré así por ahora.

·
“Y entonces, como última petición…”
·

Miré a Claire y Carlyle. Los dos me devolvían la mirada petrificados.

·
“Por favor, permítanme reconciliarme con la casa Latreia.”
·

Ante estas palabras, primero Therese hizo un gesto de alivio. Carlyle bajó la cabeza excusándose. Claire estalló en lágrimas. Lloró entre sonidos de sorbidos, mientras hacía una voz que parecía decir tanto “Lo siento” como “Gracias.”
·

Zenith gentilmente acarició la cara de Claire y así, la cortina se cerró en el caso de Milis-Sion.

Fin de Mushoku Tensei Capítulo 226

NdE: Uh… me cae mal, pero me gustó este cap, me gustó mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *