Mushoku Tensei Capítulo 225

Mushoku Tensei Capítulo 225

¿Por Qué Continúo Dudando?

Traducido por MaxCraft15 a partir de la versión inglesa alojada en Baka-Tsuki.

1ª Parte

Cuando veía a Zenith y Claire, pienso que no mostraba mis temblores.

No estaba seguro de que podía ganar.

No estaba confiado en que todo iría bien.

Sin embargo, creía que podía hacer algo en ese momento.

Terminé simulando escapar con Zenith en un instante.

No puedo usar el círculo de teletransportación con tanta gente alrededor.

Sin embargo, ya capté las capacidades de los Caballeros del Templo aquí.

No estoy seguro de lo fuerte que son los Caballeros del Templo detrás del Papa, pero sí creo en las palabras de la miko, no hay manera de que superen a los miembros de [Anastasia Keep].

Estoy seguro de que puedo recuperar a Zenith.

Ahora que la situación ha llegado a esto, esencialmente completé una de mis metas.

Puedo rescatar a Zenith.

También puedo proteger a Cliff.

Incluso puedo asegurar a Aisha y Gisu.

Voy a escapar de esa manera.

Estoy un poco preocupado por Aisha y Gisu, pero puedo conseguir información sobre ellos en esta conversación.

De todas formas, mientras pienso en ello, audazmente tomo mi asiento.

Acompañé a la miko al asiento cercano, y la obligué a sentarse mientras mantenía su brazo.

Antes de sentarme, hablé con una voz muy tranquila.

·
“Usted realmente me ahorró un montón de problemas reuniéndonos aquí.”
·

Se deslizó fuera de mi lengua.

No he tenido ese tipo de sentimiento en mucho tiempo.

·
“Puesto que hay muchos aquí que me encuentro por primera vez, me gustaría empezar con las presentaciones. Soy Ludeus Greyrat, representante del [Dios Dragón] Orsted-sama y renunciado a formar una amistad con la Iglesia de Milis.”
·

Ante la mención del Dios Dragón, la gente estuvo ligeramente desconcertada.

Aquí nadie conoce a Orsted en persona.

Naturalmente, ninguno de ellos sabe los objetivos de Orsted o contra qué está luchando.

Posiblemente, puede haber algunos que nunca han oído hablar de las siete principales potencias mundiales.

Sin embargo, no hay ninguno que no esté familiarizado con el término [Dios Dragón].

Es un título que es tan bien conocido como [Dios Demonio].

·
“Actualmente, por ciertas razones, la vida de miko-sama está en mis manos.”
·

Señalé a la miko con el dedo índice de la mano derecha.

La tensión llenó los alrededores mientras recogía maná y creé una pequeña llama como un encendedor.

·
“Es muy lamentable que la situación haya llegado a esto. No pensé que iba a tener que tomar un prisionero y mancillar el nombre del abrumador super-ser Orsted. Sin embargo, esto es para mi propia protección y la seguridad de aquellos a mi cargo, y una medida necesaria para las siguientes negociaciones, así que espero que lo entienda.”

“¿Abrumador, super…?”

“Ejem.”
·

Hice una pausa.

No tenía la intención de bromear.

·
“Ahora bien, en cuanto a por qué tenía que apuntar a la vida de la miko y deshonrar a mi maestro…”
·

Miré a mi alrededor…

De repente, mi mirada se detuvo en Claire.

Ella frunció las cejas.

·
“Le agradecería si alguien me diera una explicación adecuada. De lo contrario, el [Dios Dragón] Orsted y sus subordinados, incluyéndome a mí, realmente se convertirán en los enemigos de la Iglesia de Milis.”
·

No es una amenaza.

Es en el caso de que la cúpula de la Iglesia de Milis estén siendo manipulados por Hitogami.

Necesito tomar ese caso en consideración.

·
“…”
·

Con mis palabras, la conferencia se tornó en un mortal silencio.

Nadie devolvió mis palabras.

Ninguno de ellos dijo algo.

Me pregunto si era a causa de la batalla anterior.

O tal vez dije algo extraño.

Estoy seguro de que tomé una pose que muestra que estoy enojado.

·
“Puedo entender la furia de Ludeus-sama.”
·

El que respondió es el que está sentado justo enfrente de mí.

El hombre que está sentado más lejos de la puerta.

Con Cliff a su lado, el hombre más importante presente.

El Papa, Harry Grimoire.

·
“Sin embargo, como Ludeus-sama dijo anteriormente, hay muchos aquí que nunca ha conocido. Me gustaría empezar introduciendo uno por uno, ¿le parece correcto?”

“…”

“No va a tomar mucho tiempo.”
·

Pienso en sus intenciones.

¿Está ganando tiempo?

¿Están actualmente moviéndose para asegurar a Aisha?

No, no hay mucha gente aquí.

No va a ser malo conocer a los demás en la habitación.

Para hacer demandas, la secuencia correcta debe ser seguida.

Con el fin de ser oído, se deben tomar preparaciones.

Simplemente gritar lo que uno quiera no tiene sentido si la otra parte no está dispuesto a escuchar.

·
“No me importa. Yo estaba demasiado impaciente.”

“Gracias… Cliff, si puedes.”

“Sí. Todo el mundo, soy Cliff Grimoire, nieto del Papa Harry Grimoire.”
·

Cliff se levantó, dijo eso y dio un paso hacia atrás.

Parece que es el encargado de avanzar las discusiones.

·
“Entonces, si el cardenal Leblanc puede continuar.”
·

En palabras de Cliff, una persona se puso de pie.

Un hombre vestido con vestimentas que parecen tan caras como las del Papa.

Si tuviera que describir su rostro en una palabra, sería “gordo”.

Una cara perfectamente circular, como cierto héroe con Anpan como cabeza.

Sin embargo, este hombre es el encargado de la expulsión de la facción de la raza demonio…

·
“Yo soy el cardenal Leblanc McFarlane. Administro la Orden del Templo y asisto a su eminencia el Papa.”
·

Así que este hombre es el número dos de la Iglesia de Milis.

Si no me equivoco, su trabajo es ayudar al Papa… así que es un poco como un rey y su Primer Ministro.

Por supuesto, el Papa y el cardenal parecen un poco diferentes de las organizaciones religiosas que conozco, así que puede ser otra cosa.

Pero este Papa y el cardenal están ciertamente peleando.

Están apuntando a ser el próximo Papa.

Aunque no sé si hacen algo como elecciones cada pocos años o algo así…

Mientras pensaba eso, el cardenal de inmediato regresó a su asiento.

Así que por la introducción, sólo están dando sus nombres y posiciones.

·
“… Sir Belmondo.”
·

Al llamado de Cliff, el hombre de la armadura blanca que se sienta junto a Leblanc se puso de pie.

Un hombre de un solo ojo con cicatrices en su rostro.

Él se ve sobre los 40 años de edad.

Desde que está llevando una armadura blanca, es, probablemente, de la Orden de la Iglesia.

Pero su expresión facial sólo puede ser descrita como sombría.

Si no recuerdo mal, la Orden de la Iglesia son los principales caballeros que protegen el país.

Él está probablemente enojado conmigo por causar un disturbio en la ciudad.

·
“Teniente Comandante del [Grupo Arrow] de la Orden del Templo, Belmondo Nash Venick.”
·

El hombre dijo eso y se sentó.

Tengo la sensación de que lo he oído antes en alguna parte.

Él me está mirando fijamente.

Sin embargo, él no está diciendo otra cosa.

Eso es probablemente su aspecto natural. Como Orsted o Ruijerd…

Ah, ya me acuerdo.

Si no recuerdo mal, el caballero que Ruijerd conocía tenía ese tipo de nombre.

Así es, Galgard. Galgard Nash Venick.

Gouache, para abreviar.

·
“¿Está usted tal vez relacionado con Galgard-san?”

“…Yo soy su hijo.”

“Hace un tiempo, estuve al cuidado de su padre.”
·

Ya veo.

A pesar de que el padre está en la Orden de la Instrucción, el hijo no siempre entra en la misma Orden.

Sin embargo, no es como si fuera un hijo incompetente, su cargo de capitán de corbeta es prueba de ello.

·
“… Sir Reilbard.”
·

Después de eso fue otro caballero en armadura blanca.

Era un nombre desconocido, pero él nombró a sí mismo como un comandante de batallón del [Grupo Arrow].

Este grupo algo es como un regimiento del ejército.

Un comandante de batallón es básicamente el siguiente cargo más importante después de comandante, Teniente comandante y comandante de regimiento.

·
“… Sir Carlyle.”

“Por favor, perdona mi rudeza de antes, no tenía la intención de ignorarle.”
·

Carlyle Latreia se excusó en la introducción.

No estaba seguro de si eso era bueno, pero ahora que pienso en ello, el Papa y Cliff no se presentaron por sí mismos tampoco.

Si ese es el caso, me pregunto si Claire irá sin una introducción también.

Mientras pensaba eso, las presentaciones continuaron.

El arzobispo y el líder de grupo, Comandante de regimiento.

Por el momento, voy a recordar sus nombres.

No estoy seguro de si hay o no una necesidad de recordarlos, pero no hay nada de malo en saber sus nombres.

Sin embargo, si es posible, me gustaría intercambiar tarjetas de visita…

·
“… Claire-dono.”
·

El nombre de Claire fue llamado.

Me pregunto por qué está entre estos dignatarios.

Ella pudo haber sido llamada como sospechosa.

O tal vez fue la que extendió el rumor de mí planeando secuestrar a la miko.

¿Por qué trajo a Zenith?

Hay muchas cosas que quiero saber de inmediato, pero me da la sensación de que una explicación vendrá.

Seré paciente por ahora.

·
“Condesa de la casa Latreia, Claire Latreia. Esta es mi hija Zenith. Ella está en este estado debido a una enfermedad, por lo que pido perdón.”
·

Claire dijo con una cara forzada y tomó asiento.

Por ahora, son todos.

Los caballeros que actúan como guardias no se presentan, pero supongo que significa que no tienen derecho a participar en la discusión.

·
“Bueno, entonces, comencemos. Tomando turnos con Ludeus-sama, vamos a describir lo que ha sucedido.”
·

En palabras del Papa, la conferencia comenzó.

2ª Parte

·
“Bueno, entonces, Ludeus-sama, primero me gustaría tener el contexto claro, ¿le parece bien?”

“No me importa. Yo también quiero saber lo que ha sucedido.”
·

Desde que el Papa habla así, probablemente sólo se dieron cuenta de las circunstancias hace un momento.

Ya han pasado unas horas desde la perturbación.

Para tener al cardenal y a los mejores miembros de cada orden de caballero, la circunstancia parece un poco demasiado buena.

Sin embargo, aunque yo digo ‘top’, los líderes de las órdenes no están presentes.

Las personas que se reunieron aquí son probablemente todos los miembros que podían venir rápidamente después del secuestro de la miko.

Sin embargo, para la relacionada Orden del Templo, que no estén presente se siente extraño.

·
“Bueno, entonces, ¿Por dónde debemos empezar…? en cualquier caso, solo acabo de escuchar las circunstancias. Todavía no he sido capaz de poner todo en orden.”
·

Después del Papa decir eso mientras se rascaba la frente, un hombre levantó la mano.

Belmondo.

Es Besh-san.

·
“Somos probablemente los que tienen la menor información. Simplemente vinimos aquí después de la citación del cardenal. Con el fin de recoger el cadáver de la persona que mató a la miko y causó daños al país.”
·

Dañado el país.

Es decir, un [Miko] es una de las posesiones más importantes de un país, como puede verse en el caso de Zanoba.

Incluso si ella es gestionada y apropiada por la Iglesia de Milis, ella es una existencia que daría problemas al país si fuera perdida.

Por lo menos, es lo suficientemente importante como para no poder ignorar la citación.

·
“Sin embargo, al llegar aquí nos enteramos de que los guardias estaban simplemente desmayados y la miko secuestrada. Además de eso, el secuestrador regresó a la escena del crimen, mientras que enfurecido, afirmaba estar en lo correcto.”
·

Dicho esto, Besh frunció el ceño al cardenal.

·
“La citación que recibimos no coinciden con la situación actual. Por lo tanto, vamos a aprobar una postura de neutralidad.”
·

Besh dijo eso y volvió a su asiento.

Mientras sonríe, el Papa dirigió su visión al cardenal.

·
“Cardenal-dono, por favor detalle sus razones para enviar tal citación. No a mí, sino a Ludeus-sama.”
·

El cardenal se puso de pie inexpresivamente.

De esa conversación, parece que el ataque fue obra del cardenal.

·
“Recibi una notificación por parte de un miembro de la casa Latreia. Que hubo alguien que hizo comentarios peligrosos sobre el secuestro de la miko mientras que en el borde del camino…”
·

Alguien de la casa Latreia, en el lado del camino…

Ah, podría ser que me seguían, en el camino de regreso de mi segunda visita a la casa de Claire.

No me di cuenta en absoluto, pero me estaba causando tanto alboroto cuando me fui.

Pueden haber enviado a alguien para asegurarse de que no hiciera nada.

Incluso si ese no es el caso, tuve esa conversación en el camino.

No sería extraño que alguien la oyera.

No sería improbable el haber llegado a los oídos de la casa Latreia.

Las paredes tienen oídos… hasta los árboles tienen oídos, ¿verdad, Mary la Honesta?

Hay Mary’s traidoras en todas partes.

·
“Cuando investigamos quien hizo ese comentario, nos encontramos con Ludeus Greyrat-dono. Mis subordinados descubrieron que Ludeus-dono estaba usando su relación con Teresa para acercarse con destreza a la miko-sama.”
·

Según el cardenal, por lo general se ignora ese tipo de observación.

Ese tipo de broma es un hecho cotidiano, la Orden del Templo no tiene suficiente tiempo libre para movilizar en base a cada insulto que se habla en las calles.

Sin embargo, tiene una estrecha relación con los demonios, y es un amigo cercano del nieto de su eminencia, el Papa, que empuja para la aceptación de la Raza Demonio.

Además, se separó de la casa Latreia sobre algún asunto.

Además, poco después de pelear con la casa Latreia, Ludeus se acercó rápidamente a la miko.

Y por si fuera poco, Ludeus tiene poder más que suficiente para secuestrar a la miko a espaldas de sus guardias, y asesinarla.

Tanto el motivo y la capacidad estuvieron presentes.

·
“Por lo tanto, lo previne.”

“Ya veo… Sin embargo, eso difiere de los testimonios de la Orden de la Iglesia. Hay una gran diferencia entre el secuestro y el asesinato.”

“Lo más probable, la gente que enviamos para contactarlo exageraron un poco.”
·

El cardenal habló con indiferencia.

Sin embargo, mirando la situación, sus intenciones son obvias.

Él quería enmarcarme el haber intentado asesinar a la miko, y hacer que parezca como si el Papa estuviera manipulando las cosas en el fondo.

Sin embargo, lamento decir que sus preciados Caballeros del Templo fueron derrotados.

Por no hablar de la miko, se demostró claramente que ni siquiera tenía la intención de matar a los Caballeros del Templo.

·
“Ahora bien, en cuanto a la casa Latreia… antes de oír la historia de Sir Carlyle…Vamos a escuchar a Ludeus-sama. ¿Le parece bien?”

“…”
·

Por un momento, consideré rechazar.

Sin embargo, pensándolo bien, no hay necesidad de que mienta.

No hay nada de lo que me sienta culpable.

·
“Ciertamente, mencioné secuestrar a la miko, pero eso fue puramente debido a la sangre corriendo a mi cabeza. No volví a mencionarlo después de eso, y no lo puse en práctica.”

“¿Entonces por qué se acerco a la miko?”

“Con el fin de resolver el problema con la casa Latreia, yo estaba consultando con mi tía Teresa. Supongo que parecía acercarse a la miko.”

“Ya veo. Sin embargo, si ese es el caso, entonces ¿por qué has secuestrado a la miko?”
·

El contenido de su discurso sonaba como un interrogatorio, pero la voz del Papa es tan amable como siempre.

Como si dijera que todo va a estar bien si respondo con sinceridad.

·
“Lo dije antes, pero sólo era para garantizar mi propia seguridad y proteger a las personas importantes para mí. Naturalmente, tuve el permiso de Miko-sama también.”

“¿Es eso cierto?”

“Sí. Cuando lo miré a los ojos, pude ver que Ludeus-sama no ha hecho nada por lo que sentirse culpable.”
·

La miko dijo eso y escaneó los alrededores, y el Papa y el cardenal casualmente evitaron sus ojos.

Debe ser difícil para las personas que no han hecho nada más que cosas por lo que sentirse culpable.

·
“Sin embargo, si ese es el caso, ¿por qué aniquilar a los guardias? ¿No pudiste haberlos persuadido con palabras?”

“Estaba atrapado de repente en una barrera, dándome una farsa de juicio en el que no tenía derecho a hablar, y me dijeron que ambos brazos serían cortados. No había ninguna razón para no resistir.”
·

Sin embargo, mirando hacia atrás, sin duda no había ninguna necesidad de aniquilarlos por completo.

Hubiera sido más inteligente dejar sólo en pie a Teresa y suavemente persuadirla.

La miko estaba a punto de salir, después de todo.

Cuando viera que no actuaria incluso con la miko frente a mí, seguramente incluso Teresa deberia…

No, imposible.

No tenía manera de saber que la miko estaba a punto de salir, y si mal no recuerdo, la atmósfera en ese entonces no me daba la sensación de que habría sido posible persuadirlos por hablar de ello.

Fue un juicio con un resultado predeterminado.

En mi mundo anterior, he estado intimidado de esa manera antes.

·
“Ya veo…Entonces…”
·

El Papa habló lentamente, cortando al corazón de la cuestión.

·
“En primer lugar, ¿qué tipo de problema fue el que tuviste con la casa Latreia?”
·

El cuerpo de Claire se sacudió con un sobresalto.

Al ver esto, los sentimientos sombríos dentro de mí resurgieron.

El discurso egoísta de Claire y la conducta de ese tiempo fueron restablecidos en mi mente.

Puedo soportar cualquier cosa que se haga en mí.

Sin embargo, esas palabras hacía Aisha.

Esas palabras hacía Zenith.

Esa crueldad hacia Gisu.

·
“Esa condesa, secuestro a mi madre, que está de pie allí, y la confinó en un lugar más allá de mi vista.”
·

Mientras hablaba, mi irritación aumentó gradualmente.

·
“Ella trató de obligar a mi madre, que ni siquiera puede hablar, a casarse con un hombre desconocido en contra de su voluntad, y hacer que lleve a sus hijos.”
·

Mi voz es cada vez más áspera.

·
“Cuando me opuse a eso, usó métodos cobardes, y fingió no saber nada cuando le pregunté!”
·

Aquellos que nos rodeaban se estremecieron de miedo.

Teresa y los demás Caballeros del Templo llevaban caras sombrías y tenían sus manos sobre sus espadas.

La miko estaba haciendo muecas ligeramente.

Parece que estaba usando demasiada fuerza.

·
“…Bueno, así es el asunto.”
·

Mis palabras sospechosamente se cortaron, y mi historia quedó inconclusa.

Sin embargo, mi furia parece haber sido transmitida a los oyentes.

Sus miradas se posaban en la casa Latreia desde todas las direcciones.

Miraron a Carlyle y Claire, y enviaron ojos compasivos hacia Zenith, que estaba sin comprender mirando al techo.

·
“Entonces, señor Carlyle, señora Claire. A partir de esas palabras, la culpa por este caso parece recaer en ustedes. Oigamos sus puntos de vista.”
·

Carlyle y Claire se miraron por un momento.

Me pregunto lo que están planeando.

Por lo menos, no hay señales del cardenal intentado ayudarles.

·
“Mi esposa lo hizo por su propia voluntad, no tenía conocimiento de eso.”
·

Carlyle dijo que con una expresión serena.

La está desechando.

Este hombre está lanzando lejos a su propia esposa.

No, si Claire normalmente actúa de esa manera y la irritación de Carlyle creció día a día, ¿no es natural echarla a un lado en esta situación?

Si fuera yo, no importa cuántos problemas Eris provocara con su violencia, no la echaría a un lado o la abandonaría.

No puedo decir con confianza que después de una larga vida casados no voy a rechazar las partes de ella que son desagradables.

Sin embargo, sin duda no la echaría a un lado o la abandonaría.

Esto me molesta un poco.

Recuerdo algo que Cliff dijo hace mucho tiempo.

En Milis, cuando una mujer se casa, su familia le da al novio un regalo de esponsales, pero a cambio, él definitivamente proporcionará ayuda si algo le pasara a la casa de la novia.

Por supuesto, lo que se entiende por unidad familiar no está claro, pero ¿Está Carlyle considerando seriamente abandonar Claire…?

·
“Por supuesto, tengo la intención de asumir la responsabilidad como jefe de la familia, pero me gustaría dar a conocer que este asunto no se ha hecho con el consenso de toda la casa Latreia.”
·

Me pregunto si esa parte agregada es cosa de su sentido de la responsabilidad.

·
“Ya veo. Entonces Señora Claire, ¿Qué hay de usted?”

“…”
·

Claire no contesta.

Ella simplemente aprieta los labios en una línea recta y permanece en silencio, como un niño que pone mala cara.

·
“Voy a tomar su silencio como una confirmación.”
·

El Papa dijo eso y miró por encima de los oyentes.

Entonces, antes de que nadie pudiera decir nada, él levantó su voz de nuevo.

·
“Entonces, el autor de este incidente fue la Señora Claire. Sir Carlyle compartirá la responsabilidad. Me gustaría terminar esto con la señora Claire recibiendo castigo y Sir Carlyle asumiendo la responsabilidad. ¿Hay alguna objeción?”
·

Tengo la sensación de que algo está distorsionado.

Que estaba siendo manipulado el tema.

Que la conclusión se decidió desde el principio, y la conversación fluyó sin problemas en esa dirección.

·
“Sin objeciones!”
·

El cardenal respondió más rápido que nadie.

·
“…Sin objeciones!”

“Sin objeciones!”
·

Cuando todo el mundo estaba asintiendo en acuerdo con las palabras del cardenal, el rostro de Claire se convirtió en azul, pero no perdió su forma.

Me pregunto si ella no va a decir nada.

Una excusa, o algo así.

Bueno, me pondría de mal humor si diera alguna excusa pobre, por lo que está bien.

En cuanto a mí, siempre y cuando vuelva Zenith, está bien.

Nunca me acercaré a la casa Latreia de nuevo. No voy a dejar que Zenith, Norn, o Aisha se acerque a ella nunca más.

Este es el final del asunto.

·
“¿Está bien con usted, Ludeus-sama? Este incidente fue causado en contra de nuestras intenciones. No teníamos intención de hacer daño a Ludeus-sama, o hacernos enemigos de Orsted-sama, y nos gustaría mantener una relación amistosa.”
·

Miré al Papa.

Su cara sonriente no ha cambiado.

Miré al cardenal.

Cuando nuestras miradas se encontraron, él soltó un chillido y empezó a sudar.

·
“Po-por supuesto, no deseamos conflictos con Orsted-sama tampoco. No importa cómo Orsted-sama sepa del retorno de Laplace, no tenemos intenciones de ahorrarnos nuestra cooperación en derrotarle. Nos gustaría separar el asunto de la venta de figuras de la Raza Demonio para una conferencia más tarde, sin embargo…”
·

Después de ese cambio, de alguna manera agarré el flujo de la situación.

En este caso, el cerebro era el Papa.

Muy probablemente, los que filtraron el asunto del secuestro de la miko era subalternos del Papa.

Usar el nombre de la casa Latreia, manipular a la facción del cardenal para sospechar de mí sobre intentar asesinar a la miko.

O, posiblemente, hay espías de la facción del papa en la casa Latreia, y utilizaron el hecho de que yo era escuchado por sus siervos…de todos modos no importa.

No podía estar seguro de si el cardenal se movería o no.

Sin embargo, desde el punto de vista del cardenal, debo haber sido una existencia problemática.

Soy amigo del nieto del Papa, Cliff, y soy el subordinado del Dios Dragón.

Debe haber parecido que tenía un problema con la casa Latreia, y el Papa usó eso como un pretexto para enviarme como un asesino y acercarme a la miko.

No es de extrañar que pensara que tenía que deshacerse de mí.

Que no movilizara a toda la Orden del Templo fue bien porque él me estaba subestimando, o que él predijo que las cosas resultarían de esta manera.

El Papa sabía que no iba a matar a la miko.

O eso, o que no le importaba incluso si lo hiciera.

Naturalmente, incluso si no podía ganar en contra de la Orden del Templo y muriese, no habría ningún demérito para él.

Puedo ser amigo de Cliff, pero no soy parte de la facción del papa.

El Papa no tuvo que ensuciarse las manos, o estar de acuerdo con el secuestro.

Tenía confianza en que incluso si él fuera interrogado por la miko y su plan fuera descubierto, en el peor de los casos podría usar a Cliff como chivo expiatorio.

Además, si Orsted viniese, podía proclamar que caí en la trampa de la facción anti-demonios.

Él debe haber estado pensando que si se trataba de eso, podría establecer una relación de cooperación con Orsted por su cuenta.

Y luego, esta situación.

La conclusión de que se puede castigar a la casa Latreia.

Estoy seguro de que tanto el Papa y el cardenal pensaron que no importaba quien fuese sacrificado.

La decisión de hacer un ejemplo de Claire era sin duda debido a la furia que tenía hacia ella.

Si puedo conseguir vengarme de Claire entonces estoy satisfecho.

El Papa está muy contento de que puede dañar a la facción del cardinal.

Sólo la facción del cardenal está molesta.

Me da la sensación de que yo estaba bailando en la palma de su mano, pero…

Bueno, eso está bien.

Puedo recuperar a Zenith.

Puedo vengarme de Claire.

Y después de este flujo, parece que voy a ser capaz de establecer un cuerpo de mercenarios como estaba previsto.

·
“No me importa.”

“Entonces, de acuerdo a la convención, Claire Latreia será condenada a 10 años de prisión por el delito de traición a la patria.”

“Fue!?”
·

Dejé escapar un sonido extraño.

·
“¿Tiene usted alguna objeción, Ludeus-dono?”

“¿… 10 años?”

“Por supuesto. Ella secuestró a la familia de Ludeus-dono, que es un estrecho colaborador de Dios Dragón-sama, e incitó el ataque a la miko.”

“Pero eso es…”

“Se trata adecuadamente a las personas que poseen el poder de provocar este tipo de perturbación. Si Ludeus-dono no fuese alguien con tan buen sentido, la miko-sama habría perdido su vida hace mucho tiempo. Pensando de esa manera, 10 años es todavía demasiado corto.”
·

¿Ese es…el caso?

Pero es cierto.

Se convirtió en tal situación que esta cantidad de personas fueron llamadas.

Estoy seguro de que hay otras personas que van a recibir el castigo, pero Claire tiene 10 años de prisión.

10 años…

De ninguna manera es corto.

Hace 10 años que me había separado de Eris.

Ah, no es corto en absoluto.

Siendo de esta manera, no hay remedio.

En primer lugar, los métodos de Claire fueron sucios.

Si ella no hubiera secuestrado a Zenith, no habría pasado esto.

·
“…”

“Puesto que usted parece no tener ninguna objeción, por medio de esta reunión informal con presencia de al menos tres obispos y tres comandantes de batallón, condesa Claire Latreia queda condenada a 10 años de prisión por el delito de traición a la patria. La sentencia de Sir Carlyle será decidida más tarde en un juicio formal.”

“Sin objeciones.”

“Sin objeciones.”
·

El cardenal, arzobispo y caballeros declararon solemnemente.

·
“Entonces, Belmondo-dono, por favor tenga a la pareja Latreia restringida por la Orden neutral de la Iglesia. Las otras partes involucradas serán juzgadas más adelante con la debida forma.”
·

El Papa intercambió miradas con la Orden de la Iglesia, y levantó las manos.

Besh y los otros dos se movieron de inmediato y rápidamente rodearon la mesa donde estaban sentados Claire y Carlyle.

Cuando pasaron frente a Teresa, ella frunció el ceño por un momento.

Una de la Orden de la Iglesia sacó algo similar a unas esposa de su bolsillo, y se las puso a Carlyle.

Carlyle silenciosamente obedeció, y siguió a al Caballero de la iglesia a la salida.

Claire no se movió.

Cuando se puso de pie, todo su cuerpo estaba temblando.

Su expresión facial se mantuvo sin cambios, pero ella estaba temblando de pies a cabeza.

·
“Entonces, señora Claire.”

“Yo soy…”
·

La Orden de la Iglesia se fue acercando lentamente a Claire.

Claire será arrestada y puesta en prisión.

Tiene mal gusto, pero supongo que con esto, el caso está cerrado.

·
“…”
·

De repente, me encontré con los ojos de Cliff.

Él me miraba con una nerviosa expresión desconcertada.

¿Por qué estás haciendo ese tipo de cara?

Ciertamente, aún me resulta un poco difícil de digerir.

Con este tipo de justicia, que la ha condenado a 10 años.

Creo que es demasiado imperioso.

Sin embargo, ¿No son estas las reglas de su sociedad?

He recibido un tratamiento similar de la Orden del Templo.

En ese caso, ¿No es este el debido proceso de acuerdo a las reglas de su gente?

·
“Ahora bien, señora Claire.”
·

Para no incitar a Claire, Belmondo se acercó lentamente.

Mientras miraba temerosamente esas manos, Claire trató de escapar…

·
“Hn!”
·

Al instante siguiente, Belmondo fue empujado.

Mientras que su armadura pesada vibró con un sonido metálico, se tambaleó un paso atrás.

Belmond inmediatamente bajó su postura, y se preparó para sacar su espada.

La que se resistió, no era Claire.

Era la mujer que se sentó entre Claire y Carlyle.

Zenith estaba de pie ante Claire.

Ella extendió sus brazos como para bloquear el camino.

Ella estaba mirando a Belmondo con una cara en blanco, sin embargo, la hostilidad claramente se podía sentir de sus acciones.

Ella protegió a Claire.

·
“…!”
·

Yo estaba aún más confuso.

¿Por qué Zenith protegía a Claire?

¿Fue una acción espontánea?

Sin embargo, hasta ahora se había movido por su cuenta en determinadas circunstancias.

Cada vez que ella se movía así, estaba actuando por su familia.

¿Tenía idea de lo que estaba pasando, y por reflejo protegió a su madre?

·
“…”
·

Tengo la sensación de que falta algo.

En momentos como estos, siempre me equivoco.

Si me calmo, y pienso en las cosas más detenidamente, puedo descubrir lo que estaba pasando por alto.

Sin embargo, no hay tiempo.

Belmondo momentáneamente apartó a Zenith, y tomó a Claire lejos.

¿Debo permanecer fuera del asunto?

¿Está bien detenerlo sin pensar en las consecuencias?

¿No sería mejor si me pregunto primero?

Pero, Claire, a Zenith…

·
“Por favor espera!”
·

Mientras el perplejo yo miraba hacia atrás, alguien levantó una voz para detener a Belmondo.

Una persona de baja estatura se interpuso delante de Zenith.

Alguien que me miraba con los ojos de la crítica hasta ahora.

Fue Cliff.

·
“Estos métodos autoritarios no tienen razón.”
·

Se puso de pie delante de Belmondo para cubrir a Zenith.

·
“Forzar a una mujer mayor contra la pared y haciendo de ella un sacrificio como éste no será perdonado por Milis-sama!”

“¿¡Un simple sacerdote se atreve a oponerse a una decisión oficial de la Iglesia y proclamarse como portavoz de Milis-sama!?”
·

El cardenal habló en voz alta.

·
“Entonces, ¿¡Crees que Milis-sama perdonará este tipo de acciones, cardenal!? Cuando el marido abandonado a su mujer y sólo su niña está de pie para proteger a su madre, atacan en grupo para llevarla en custodia!?”

“Usted dice niño, pero ella no es más que un adulto que ha perdido su mente!”

“La edad no tiene nada que ver con eso!”
·

El cardenal hizo una cara indignada a Cliff, que estaba expresando una rotunda negativa.

De inmediato se volvió hacia sus subordinados, los Caballeros del Templo.

Una cara como diciendo que callaran a este hombre.

Sin embargo, lo único hacía lo que él estaba mirando era Teresa.

Cliff miraba a Teresa.

·
“Líder Medio del [Grupo Shield] de la Orden del Templo, Teresa Latreia-dono! Ella es tu madre también! ¿Esto está bien? Milis-sama dijo [Un caballero nunca debe olvidar su lealtad. Sin embargo, hay veces en que aquellos a quienes uno ama debe tener prioridad]. Para ti, ¿Es tu madre alguien que no merece tu amor? ¿Usted no siente amor por ella quien te crió en lo que eres hoy? Incluso si usted no lo tiene, ¿No siente ninguna deuda con ella cuando piensa de nuevo en su pasado?”
·

Teresa hizo una cara agonizante y se alejó.

Mientras mantenía su expresión enfurecida, Cliff movió su línea de visión.

Sus ojos se detuvieron en mí.

·
“Tú también, Ludeus!”
·

Como de costumbre, me atravesó con una mirada completamente inquebrantable.

·
“Haciendo cosas como estas, ¿estás satisfecho? Haciendo algo diferente de ti mismo como tomar rehenes y acorralar a su propia abuela, lanzándola a la cárcel, ¿¡estás satisfecho con eso!?”

“…”
·

Al oír eso, me callé.

La manera de hablar de Cliff es extraña.

No tenía la intención de tomar como rehen a la miko.

El que condenó a Claire a la cárcel no fui yo.

En primer lugar, es innegable que Claire estaba equivocada.

¿No es natural ser castigado?

No es algo que deba ser revocado con esas palabras emocionales.

·
“Sin duda puedes haber estado peleando con ella, ¿pero no siempre llegas a una solución considerando los sentimientos de los demás cuando disputas con tu familia? Lo escuché de Norn-kun. A pesar de que fue tan cruel contigo, tú fuiste a ayudarla cuando estaba deprimida, sin dejar que el pasado se interpusiera. Esta vez también, pones tanto esfuerzo para concluir las cosas en paz. Consultaste con el abuelo y Sir Teresa, y estaban a punto de llegar a una solución pacífica. ¿Está realmente bien esto?”
·

Parece como si estuviera malentendiendo algo.

Tratar de encontrar una solución pacífica fue por el bien del cuerpo de mercenarios y Cliff.

No fue por consideración a ella como parte de mi familia.

Pero Cliff probablemente no quiere oír ese tipo de detalles.

·
“…”

“¡Respóndeme! ¡Ludeus Greyrat! ¿¡Está bien o no!? ¡Dependiendo de tu respuesta, puedes recibir mi desprecio!”
·

Por alguna razón resuena en mi corazón.

Algo que penetra a través de mí.

¿Por qué?

Ciertamente, no creo que sea bueno para mi familia el ser encarcelado.

Pero, Claire es diferente.

Ella nunca trató de verme como parte de su familia.

Ella es diferente.

Ella no es familia.

·
“…”
·

Sin embargo, todavía hay algo que me molesta.

No sé lo que es.

Sin embargo, si no me ocupo de eso, no puedo responder.

·
“Cliff-senpai… Antes de responder a eso, ¿puedo preguntar una cosa a Claire-san?”

“¿…?”
·

Sin esperar la respuesta de Cliff, me volví hacia Claire.

Con una actitud mezclada con miedo, pero llena de resolución, captó mi mirada.

·
“¿Por qué secuestraste a mi madre…?”
·

Claire no cambió su expresión.

Ella respondió simplemente como una cuestión de rutina.

·
“Por el bien de mi hija, y la casa.”

“¿De verdad crees que forzar a su hija, que está en este estado, a casarse es por su propio bien?”

“Dependiendo del tiempo y las circunstancias.”
·

Sin darme cuenta, estaba apretando los puños.

Estaba poniendo poder en mis manos, y rechinando los dientes.

¿Por qué esta persona es así?

A pesar de que si ella dijera que no estaba pensando, que estaba equivocado, podria ser capaz de salir de esta situación.

·
“…”
·

Los otros me miraban como si estuvieran esperando mi decisión.

Como si yo fuera el que tiene el derecho a decidir.

No, yo lo tengo, ¿no es así?

Sigo sosteniendo el brazo de la miko.

El campo de juego no era el nivel del principio.

·
“¿Qué es más importante para usted, su hija o su casa?”

“Ambos son igual de importantes.”
·

Mi irritación creció a su evasiva respuesta.

¿Por qué no tratar de convencerme?

Ella debe comprender que tengo la ventaja en esta situación.

Si ella dice que quiere mi perdón, lo dejaría pasar.

No, no lo dejaría pasar completamente, pero ella no será atrapada en la cárcel durante 10 años.

Nadie murió, así que estaría satisfecho con una sentencia menor.

Es por eso.

Simplemente hazlo.

Dejar de perder el tiempo.

Sólo pide disculpas…

En mi vacilación, Claire resopló más o menos.

·
“No es necesario forzarse a sí mismo. No espero recibir su ayuda. Si hacer algo por mi hija es merecedor de castigo, entonces lo aceptaré gratamente.”

“¡…!”
·

Tu, por-… Ah… Mierda, ya no me importa más.

Zenith cubriéndola, Cliff cubriéndola.

Y después de todo, esto es lo que dice…

No te puedo perdonar más.

·
“Si eso es lo que vas a decir, no lo haré… Hm?”
·

Cuando empecé a decir eso, sentí un golpecito en el hombro.

Cuando miré, la miko colocó la mano del brazo que no estaba agarrando sobre mi hombro.

·
“Ludeus-sama.”

“¿Qué pasa?”
·

La miko no llevaba su rostro ingenuo de costumbre, pero estaba inexpresiva.

Ella era inexpresiva, pero pude ver algo detrás de esa expresión.

Ella estaba emitiendo la atmósfera de un santo.

·
“Por favor, ayudala.”

“¿Por Qué?”
·

No voy a ser engañado por la atmósfera.

Ya no tengo ninguna intención de perdonar a Claire.

Al final, ella nunca tuvo la intención de reconciliarse conmigo.

Ella es una madre sin valor que intentó tomar el control de su hija.

Probablemente ella no pueda soportar al nieto que intentó ponerse en el camino.

Cuando las cosas no van a su manera, ella hace un berrinche como un niño mimado.

·
“Claire-sama solo está pensando realmente en su hija y su casa.”

“Si se trata de sólo pensar, cualquiera puede hacerlo.”
·

No tiene sentido a menos que consideres el punto de vista de la otra persona.

Incluso si tienes buenas intenciones, no tiene sentido obligar a alguien en contra de sus deseos.

Además, esta vez forzó las cosas en una dirección innegablemente mal.

Nadie desearía eso.

·
“Ludeus-sama, tu estas incluido en la [casa] sobre la que está pensando.”

“¿Qué quieres decir con eso?”

“Ella también estaba pensando sobre ti al hacer esto.”
·

Sobre mí.

Si ese es el caso, entonces ¿por qué sucedió esto?

¿Cómo fue el resultado de esta manera?

No lo entiendo.

Que alguien me explique esto.

·
“Por favor créeme. Puedo entenderlo mirando a sus ojos.”
·

Correcto.

Su poder como miko.

Al mirar los ojos de alguien, ella puede ver sus memorias.

En otras palabras, Claire tenía una razón para hacer esto.

No sé qué razón podría ser esa, sin embargo.

·
“Claire-san, sobre las palabras de Miko-sama, ¿podría explicarlo por favor? No entiendo tus razones.”

“No hay nada que explicar, no tengo ni idea de lo que está hablando. Estoy segura de que incluso Miko-sama dice mentiras. Yo nunca he dado a alguien como tú ningún pensamiento en absoluto.”
·

Una actitud distante.

Así es.

Cliff, Miko-sama.

No importa cuánto tratéis de cubrirla, ni siquiera yo puedo ceder a eso.

Ciertamente, hay algunas cosas que me reacios a…

Sin embargo, vamos a poner fin a esto.

·
“No tengo ninguna intención de reconciliarme con alguien que nunca trató de llevarse bien conmigo desde el principio…”
·

Como ya he dicho que con un suspiro, Claire asintió una vez más con una cara remilgada.

Cliff me miró con una cara dolorosa, y la miko puso una expresión triste.

Teresa dio a Claire una mirada, Belmondo comenzó a moverse, Zenith —

— Antes de que me diera cuenta, Zenith estaba de pie frente a mí.

·
“…”
·

Ella me dio una bofetada en la mejilla.

No había poder en ella.

Un débil ataque que no dejó marcas.

·
“¿Eh?”
·

Sin embargo, por alguna razón duele.

Se siente como que el lugar en el que fui golpeado se está calentando.

·
“…!”
·

Las lágrimas comenzaron a brotar de repente.

Antes de que pudiera entender por qué, Zenith había pasado por mi lado.

Cuando me di la vuelta, allí estaba Carlyle esposado, que estaba observando el transcurso de los acontecimientos antes de salir de la habitación.

Puesto que él estaba detrás de mí, nunca vi su expresión facial hasta ahora.

Sin embargo, en su rostro había una expresión complicada, mezcla de preocupación, impaciencia, y pesar.

Él también fue golpeado.

Como era de esperar, una bofetada con la mano abierta, sin poder.

Zenith caminaba con una marcha inestable y poco fiable.

Nadie la detuvo.

Ni los caballeros de la Iglesia, ni los Caballeros del Templo, nadie.

Zenith caminó por la habitación en la que el tiempo se había detenido.

Finalmente, ella se paró frente a Claire.

Lentamente levantó la mano, y con la mano abierta…

No, no fue una bofetada.

Ella tocaba las mejillas de Claire con ambas manos.

Como si tratara de mirar a través, se quedó mirando el rostro de Claire de cerca.

Desde mi posición, no puedo percibir la expresión facial de Zenith.

Sin embargo, Claire que podía ver la cara de Zenith sufrió un cambio dramático.

En primer lugar, ella abrió los ojos como platos.

Después de eso, sus labios temblaban.

Sus mejillas, sus hombros, su cuerpo, todos temblaban.

Cuando el temblor alcanzó la punta de los dedos, como si lentamente fuesen movidos por esos temblores, ambas manos de Claire se levantaron, y tomó las manos de Zenith, como para envolverlas.

·
“O…A…Aa…Aaaaah…”
·

De la boca de Claire, un lamento que no era ni un grito, ni un gemido, escapó.

Claire llevó las manos de Zenith a la cara como si fuera a besarlas.

De sus ojos, las lágrimas se derramaron una tras otra.

Al mismo tiempo, como si no pudiera soportar el temblor, Claire se desmoronó de rodillas.

·
“Ah”
·

Al mismo tiempo que oí una voz detrás de mí, alguien pasó rápidamente a mi lado.

Fue Carlyle.

Con las dos manos atadas, corrió hasta Claire.

Luego, mientras estaba sentado a su lado, él habló.

·
“Claire, vamos a dejar de ser obstinados.”

“Ah…Aaah, querido… Zenith esta…,Zenith esta…”
·

Claire se aferró a Carlyle mientras lloraba con una cara despeinada.

Carlyle parecía como si intentara abrazar a Claire, pero después de ver sus esposas y decidir que era imposible, puso sus manos sobre Claire, que aún cubría Zenith.

·
“Está bien. Incluso si no te esfuerzas, va a estar bien.”
·

Carlyle dijo eso y se puso de pie.

Mientras observaba la habitación haciéndose eco de los llantos de Claire, habló.

·
“Les pido perdón. Vamos a explicar todo ahora. ¿Puedo preguntar para que el veredicto se posponga para después?”
·

En palabras de Carlyle, la habitación que estaba congelada en el tiempo comenzó a moverse de nuevo.

Creo que sus palabras iban dirigidas a todos los presentes.

Sin embargo, el Papa, el cardenal, Cliff, Belmondo, Teresa, y los miembros de Anastasia Keep, estaban todos mirando hacia mí.

La miko estaba tirando de mi manga.

Tirando con ambas manos.

En algún momento desconocido para mí, había soltado su mano.

·
“…Entiendo.”
·

Liberé la tensión como si colapsara.

La mejilla que Zenith abofeteó todavía se sentía caliente.

Fin de Mushoku Tensei Capítulo 225

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *