Mushoku Tensei Capítulo 224

Mushoku Tensei Capítulo 224

Negociaciones Hostiles

Traducido por Luis Rey Nambo a partir de la versión inglesa alojada en Baka-Tsuki.

1ª Parte

·
“Si comes veneno, acábate el plato.” Es un dicho. “Si comes veneno, no olvides comerte el plato.” Ese dicho viene de cuando se usaban bases de pan duro en lugar de vajillas. El pan duro podía absorber el sabor del platillo principal, como la carne, y entonces podías cortar pedazos y echarlos en la sopa para suavizarlos antes de comerlos.

Así que comerte el plato significa comerlo todo. Tragarlo todo a pesar del miedo al veneno. Ese es el espíritu de un festín.

…no, es mentira. La verdad es que, dado que moriría de todos modos, era mejor seguir adelante en lugar de morir con el estómago vacío.

Yo no suelo comer platos. Si el veneno va a matarme de cualquier modo, entonces no hay razón en comerme la porcelana y además arruinarme la boca.

Pero eso también es mentira.

Bueno…

Actualmente me encuentro en la propiedad que Aisha preparó para la nueva oficina de la rama de mercenarios. Está en el distrito comercial, en el sótano de una vieja taberna que quebró. Está plagado de barriles de comida en conservas, y hay una fila de túnicas negras a medio terminar.

Usé un pergamino de teletransporte para llegar aquí. Viaje Bi-direccional. Para eso es que dibujé esta formación mágica.

Y, hay una chica parada frente a mí. Una chica usualmente linda con gesto infantil, aunque su edad real pasa de los 20.

·
“De verdad, esta es una oficina pintoresca.”
·

La chica Miko se sentó. No hice nada como atarla o eso, ella se sentó con un ‘plop’ en el piso polvoso.

Al final, eso fue lo que pasó, me la llevé conmigo.

·
“¿Cuál es tu intención?”

“¿Huh?”

“Salir con tal sincronización, ni siquiera trataste de escapar…”
·

Pensando en eso, la Miko vino en el momento perfecto.

Tan perfecto que era casi como si estuviera esperado a hacer su aparición y entonces ser obedientemente capturada.

·
“… salí por casualidad. No sabía que habría una pelea… estaba sorprendida porque el jardín fue repentinamente cubierto de lodo.”
·

Esa fue una decisión inesperadamente apresurada.

·
“¿Estás mintiendo?”

“Sí, es mentira. Leí las memorias de mis cuidadores, y encontré que Therese iba a hacerte algo, así que salí.”

“Ho~o… ¿así que viniste a salvarme?”

“Sí. Así que salí, y una vez que vi tus ojos, me di cuenta.”
·

El momento en que ella encontró mis ojos, leyó mis memorias. Fue capaz de ver incluso a través de la MK-I. Las habilidades de los mikos realmente son algo misterioso… Ni siquiera entiendo realmente el principio detrás de la fuerza super humana de Zanoba.

·
“Somos amigos, quiero ayudar.”

“…”
·

Silenciosamente apunté la punta de mis dedos hacia la Miko. Ese es el plato envenenado. Ya te secuestré, así que no hay vuelta atrás. No hay plan de respaldo, tengo que hacer mi movimiento. Tengo dos cartas aquí, yo mismo y esta persona. Así es, tengo que asumir el peor de los escenarios. El Papa, el Cardenal, Therese y Claire son mis enemigos. Cliff, Aisha y Gisu están ya en las manos de Hitogami. Aunque sólo una hora a pasado, los Caballeros del Temple deben haberse movilizado. Incluso aunque no creo que nadie me haya visto teletransportarme, debo asumir que fui visto y que los caballeros arribarán aquí en cualquier momento. Puesto que no hay tiempo para arreglar el pergamino teleportador de la MK-I, Usé un pantano para ocultarla bajo tierra.

Ese sería el peor escenario. Sólo pensar en eso me hace sentir indefenso. Todo lo que tengo en mis manos es mi propio poder y la Miko. Con estas dos cartas, tengo que sobreponerme a la situación.

·
“Miko, antes de que pueda confiar en ti, por favor responde mis preguntas.”

“Por supuesto.”
·

Necesito interrogar a la Miko. Ella dijo que quiere ayudarme, pero antes de que pueda poner mi confianza en ella, necesito información.

·
“Por favor, describe tu habilidad como una Miko.”

“¿No lo sabes ya?”

“Me gustaría escucharlo otra vez directamente de ti.”
·

Puede ser diferente de la información de Orsted. Necesito confirmarlo.

·
“Puedo ver la superficie de las memorias de una persona.”

“¿Superficie?”

“Sí, puedo ver un poco de lo que una persona está pensando y las memorias asociadas a eso.”

“¿No es lo mismo que ser capaz de leer las mentes?”

“No, sólo puedo ver el pasado, cuanto más veo en los ojos de alguien, más atrás puedo ver…”
·

Ella puede ver las memorias de una persona… Pero ella puede ver sólo lo relacionado a los pensamientos presentes de una persona. Ese tipo de cosas.

·
“¿Sólo puedes ver?”

“Sí, sólo puedo ver.”

“¿No es posible para ti regresar a una persona que perdió su mente a su estado original?”

“No puedo. Si usara mi poder junto a magia sanadora, podría ser posible encontrar algún método…”
·

Ella no puede restaurar las memorias de Zenith.

·
“…así que no eres capaz de leer libremente la mente de tu objetivo.”

“Bueno, puedo adivinar como mucho.”
·

Así que ella sólo puede ver memorias relacionadas a lo que su objetivo está pensando. Aunque no es como si alguien pudiera sólo dejar de pensar en medio de una conversación. Si alguien pregunta ‘¿qué comiste para desayunar?’ entonces obviamente ese va a ser tu siguiente pensamiento.

·
“Entonces, como un hombre con un pasado sombrío, me gustaría evitar hacer contacto visual contigo.”
·

Ella es básicamente un detector de mentiras humano. Puede condenar a cualquiera que no le agrade. Todo lo que necesita es hacer contacto visual.

Incluso si fuera a contar una mentira, nadie sabría… No importaría. La Miko es esa clase de existencia. Lo entiendo luego de tanto ver a Zanoba. Alguien así es de increíble importancia política.

·
“Pero Ludeus-sana, nunca antes evitó mi mirada.”

“Porque no estaba haciendo nada malo.”
·

Antes, no hubiera evitado la mirada de la Miko. Pero me estoy desesperando, si ella puede ver en mis memorias sólo por mirarme a los ojos, entonces ahorraría tiempo explicando todo.

·
“¿Oh? ¿Está bien? Si miras mis ojos de ese modo, veré todo…”

“…”

“Huh, Orsted-sama tiene tal maldición… ya veo, Hitogami… su primer advertencia… ¿ara?”
·

La Miko repentinamente se sonrojó. ¿Qué está mal? ¿Viste algo erótico? Bueno, si hubieras estado en mi juicio hubieras visto algo así de cualquier modo. Seguro que ha visto cosas como las aventuras de los sacerdotes de Milis antes.

·
“Así que dos personas al mismo tiempo… estar enamorado de dos personas… Ah, un altar… ¿eh?… ¿EH?”
·

Al final la Miko finalmente apartó la mirada, en medio de un sudor frío. Su respiración es difícil también. Así que ha visto algo que no debería haber visto.

·
“¿Qué viste?”

“Memorias impuras… y, un libro, uno que no es permitido por la religión Milis, y… un extraño ritual…”

“Entonces has visto en mi alma.”

“S…Sí.”
·

La Miko se retiró un poco y ajustó su falda para cubrirse. He recuperado la paz mental. El Roxismo puede no ser tan blanco como la religión Milis, pero todavía es de un hermoso azul. No es algo sacado de un doujin erótico.

·
“Regresemos al asunto.”

“Sí…”
·

Aclaré mi garganta. Estoy seguro que debería estar avergonzado ahora mismo. En cualquier otra situación, ciertamente lo estaría. Como ser atrapado en situaciones íntimas o diciendo repentinamente una frase sucia. Pero esta vez es diferente. No dije nada abrupto, me resistí…

Como sea, continuemos con la charla.

·
“Primero que todo, por qué pasó esto. Miko-sama, ¿quién crees que sea la persona detrás de esto?”

“El Cardenal, o quizá el Papa, intentando de inculparlo. No creo que Hitogami esté involucrado.”
·

En otras palabras, es la cabeza de la facción expulsionista. ¿La casa Latreia no está involucrada…? Entonces debería ser capaz de lanzar un ataque sorpresa…

·
“¿Crees que la casa Latreia esté envuelta?”

“Posiblemente, pero no creo que fueran la mente maestra.”
·

Así que no está relacionado con el secuestro de Zenith. Eso es bueno, de cualquier modo, sea el Cardenal o el Papa, ambos son muy sospechosos.

·
“¿Por qué no crees que Hitogami está involucrado?”

“Si su eminencia siguiera las advertencias de Hitogami, no sería un verdadero creyente de Milis. Incluso aunque su eminencia es una mala persona, es un piadoso creyente de Milis.”

“¿Pero, qué pruebas tienes?”

“Si veo en los ojos de alguien, lo sabré.”
·

Imagino que fue una pregunta estúpida. Pero, ¿puedo creerle…?

·
“Si no confías en mí, entonces úsame como rehén para cumplir tus objetivos.”

“Como única carta no eres suficiente. Los Caballeros del Temple ya deberían haberse preparado para eso. Si intento iniciar un trato al final…”

“Yo soy la voluntad de los Caballeros del Temple.”
·

La Miko me interrumpió con eso. Entonces continuó con una sonrisa sarcástica.

·
“Los caballeros del Temple… más bien, la facción expulsionista entera perderán toda oportunidad de victoria si muero.”

“En otras palabras, ¿confías que la otra parte negociará?”

“Mi valor es mi orgullo.”
·

De verdad… No quiero ver a nadie como Aisha siendo cortada frente a mis ojos.

·
“Ni siquiera los caballeros del Temple serían tan estúpidos e incompetentes. Para ahora ellos podrían haber capturado a Aisha y empezado a buscar esta localización. No, no es ni siquiera necesario capturarla. Si han estado buscándome, entonces está locación ya debe ser conocida. Incluso si trato de iniciar negociaciones, hay una posibilidad de que los Caballeros del Temple intenten rescatarte.”

“Entonces, iré contigo cuando empiecen las negociaciones.”

“Esa es una idea audaz, pero si fuéramos rodeados en el camino, entonces podría convertirse en una guerra total.”

“¿No sería posible para usted simplemente barrerlos y ya? Después de todo, incluso fuiste capaz de enfrentar a gente como Orsted o Auber.”
·

¿Tanto fue lo que viste? Bueno, es posible. No es por fanfarronear, pero ellos son sólo peces pequeños, he estado en peores. En tanto no me contenga, si luchara con la intención de matar, entonces incluso estos tipos que acabo de vencer hace un rato podrían haber sido barridos instantáneamente.

·
“Si fuéramos a ser atacados, creo que sería más bien por la facción papal que por los caballeros del Temple.”

“¿Eso por qué?”

“Los caballeros del temple no quieren arriesgarse a que muera. Sin embargo, la facción del Papa lo haría.”
·

La facción del Papa debería ostensiblemente intentar proteger a la Miko, pero incluso si muere durante la pelea, para ellos sería lucrativo.

·
“Los Caballeros del Temple podría sólo usar barreras mágicas o algo para capturarte de cualquier modo.”

“Pero ya has vencido a los miembros más fuertes del grupo. Si consideras la naturaleza de los Caballeros del Temple, no serán capaces de venir con una fuerza más poderosa, actuar contra ti sería demasiado peligroso.”
·

… ¿Estos chicos eran los más fuertes en la Orden del Temple? Ahora que lo pienso, ya lo habían dicho. Sí, tienen buena coordinación, pero…

No, no puedo llamarlos débiles. Fueron capaces de desviar mis balas de roca con barreras mágicas, y contraatacar en rápida sucesión. Incluso contra la MK-I, todavía intentaron pelear sin acobardarse. Ellos en su mayoría parecen estar alrededor de rango avanzado en el estilo Dios del Filo y Dios del Cauce, y fueron capaces de un mínimo de ataques intermedios, barreras y probablemente magia de curación también; tomando eso en consideración, ellos eran una fuerza considerablemente alta. Su fuerza individual podría no ser tan alta, pero con los siete juntos, puedo entender que fueran llamados el grupo más fuerte. Therese no tenía mucho potencial de combate, pero tiene cabeza para las batallas, su comando era admirable.

No creo que hubiera perdido, incluso sin la MK-I, pero se las hubieran arreglado para empujar un poco.

Como sea, yo ya vencí a los tipos más fuertes, así que… No, ellos sólo fueron los más fuertes en la Orden del Temple.

·
“¿Qué hay de los Caballeros de la Orden de Instrucción? Y creo haber oído que hay una Orden de la Iglesia también.”

“La Orden de la Iglesia sólo es otro grupo de caballeros actualmente en Milis. Aunque actúan dentro de la iglesia, no interfieren en esta clase de asuntos. Los Caballeros de la Orden de Instrucción no están a actualmente en este país.”
·

Eso es tranquilizador.

Escuchar eso me da algo de confianza extra. Puedo simplemente tomar al rehén, y descaradamente salir a demandar negociaciones. ¡Este es el subordinado de Orsted! ¿¡Por qué tendría que preocuparme de ser atacado!? El hecho de que la Miko aún no ha sido despedazada miembro por miembro y arrojada en frente de la iglesia es sólo porque ESTE es generoso.

Quizá, si se arrodillan pidiendo perdón y acceden a mis demandas, perdonaré la vida de la Miko. Mientras llevo a cabo ese acto, sólo tengo que hacer que la Miko coopere y determine quienes son los apóstoles de Hitogamí. Por supuesto, un montón de malas hierbas pueden pasarse por alto… Dependiendo de cómo vallan las negociaciones, debería ser capaz de salir del país a salvo.

Me tendría que rendir en lo de abrir una rama de los mercenarios aquí. En algunos años, si Cliff gana influencia, podría ser capaz de preguntar otra vez. Pero dependiendo de cómo fluyan las cosas, si el Papa es uno de los apóstoles de Hitogami, por ejemplo, Cliff podría tener que olvidarse de ganar influencia en este país…

No puede evitarse. Lo siento Cliff, hoy hay opción.

·
“Si estás preocupado por los otros caballeros, sería bueno moverse rápido. Si sus amigos han sido capturados, entonces el tiempo no está de nuestro lado.”

“Es verdad…”
·

Apenas ha pasado una hora más o menos desde el secuestro. Incluso considerando el peor de los escenarios, si Aisha o Gisu fueron capturados y torturados. No, todavía es demasiado pronto. Sin embargo, si continuo escondido, el otro lado se pondrá impaciente. Cuando no sabes que hacer, te pones impaciente, todos son iguales.

Muy bien. De ahora en adelante, es una apuesta. No estaría bien si alguien muere en el intercambio de la Miko. Necesito estar preparado, necesito quererlo, incluso si no puedo tenerlo… Necesito alguna clase de carta del triunfo.

·
“…Me preguntaba, Miko-sama…”

“¿Qué pasa?”

“¿Por qué estas de mi lado? ¿Por qué permitiste que te capturara tan fácilmente…?”
·

La Miko me dio una expresión intrigada. Entonces sonrió suavemente. Fue una sonrisa digna del símbolo de la religión de Milis.

·
“Yo estoy viva ahora sólo gracias a tu amigo Supard.”
·

¿Fue eso lo que entendió de mis memorias? ¿O vio en las memorias de Eris en el pasado? No lo entiendo bien, pero supongo que Ruijerd y yo trajimos a Eris a Milis. Sin embargo, esa respuesta es ligeramente sospechosa.

·
“Puesto que todavía no está convencido, es porque estoy realmente molesta de que mis subordinados trataran de matar al primer amigo que he hecho en mucho tiempo.”

“…”

“Me contó tantas historias divertidas, incluso me dibujó un retrato, Milis-sama dijo ‘no serás descortés, no olvidarás la amabilidad de otros.'”

“…”

“Originalmente, si me hubiera pedido ayuda con el asunto de tu madre, tenía planeado prestarle mi poder en secreto… pero, nunca preguntó.”
·

Dado que permanecí en silencio, la Miko empezó a hacer pucheros y a ponerse mohína.

·
“Ludeus-sama, ¿no acaso alguien en su posición consideraría normalmente a alguien como yo un enemigo a primera vista, y no dudaría en secuestrarlo?”

“Sí…”
·

Nunca te consideré un enemigo. Es por eso que quería escuchar tu historia después de secuestrarte.

Está bien. En cualquier caso, lo que está hecho, hecho está. Me quedé atrás y terminamos en esta situación. Pensar en lo que pude haber hecho no ayuda en mi situación actual. Para el siguiente acto, necesito tomar una posición de dominio y mantenerme firme, de otro modo, no seré capaz de alcanzar mis metas.

Mis metas son las siguentes:

Primero, rescatar a Zenith.

Segundo, asegurarme de la seguridad de Aisha, Gisu y Cliff.

Tercero, tratar de no ser un problema para Cliff.

Cuarto, instalar una rama del grupo de mercenarios.

Quinto, permiso para la venta de las figuras de Ruijerd.

Sexto, establecer una alianza con Milis.

Por ahora, estoy enfocado en las primeras dos. Todo bien, entonces es hora de hacer mi siguiente movimiento. Ahora tengo una carta en mis manos. Una muy fuerte, la Miko. Yo mismo también soy una carta en mi propio sentido. Si fuera posible, me hubiera gustado tener algo más. Alguien no relacionado con esta situación, alguien que podría hacer preparaciones. Necesito darle vuelta a las cosas, es momento de un ataque preventivo.

·
“Este asunto pudo resolverse sin dejar más que resentimiento si hubiera traído a Eris conmigo…”

“Sí, me hubiera gustado verla otra vez.”
·

Entonces, es hora de comenzar.

2ª Parte

Regresé a los cuarteles generales. Habían pasado dos, quizá tres horas desde que el combate comenzó. No vi un sólo Caballero del Temple en la ciudad, como si fuera un encantamiento.

Al mismo tiempo, determiné que Gisu y Cliff no estaban enterados de mi problema. Inicialmente escapamos usando un rollo de teleportación. La existencia de ese tipo de magia no es conocida por la mayoría. Con eso en mente, tendría sentido que los Caballeros de Temple bloquearan las entradas de los cuarteles generales pensando que debería estar todavía dentro.

Luego de casi una hora, el comandante de campo debió juzgar que pude haber escapado del área. Con el fin de inspeccionar la ciudad, deberían probablemente requerir la fuerza principal de los Caballeros del Temple, por lo que les tomó otra hora organizar el cuerpo de búsqueda. No sería extraño que hubiera alguna clase de retraso, así que añadamos otra hora…

Aunque las entradas a la ciudad deben estar bloqueadas ya, todavía no deberían estar moviéndose en gran escala. Movilizar una organización de tal escala es siempre difícil.

Cliff y Gisu, sólo estos dos saben sobre los círculos de teletransporte. Gisu estuvo presente cuando instalé el círculo mágico en caso de que necesitáramos hacer un escape de emergencia, y Cliff incluso ayudó a dibujar el del sótano de la oficina en Sharia. Si ellos me hubieran traicionado, entonces los Caballeros del Temple hubieran sabido exactamente dónde empezar a buscar. Por lo tanto, inmediatamente descarté la sospecha.

Pero, sería divertido si el Papa o el cardenal adivinaran que usé un círculo de teletransporte. Ellos serían capaces de obtener esa clase de información. O Hitogami podría informárselos detrás de escenas.

… cuando pienso en ello, tengo un extraño presentimiento. Han pasado dos horas, se siente como si mis oponentes fueran a caerme por detrás… ¿Podría Therese haberse movido a su propia discreción?

Mientras pienso en eso, nos acercamos a los cuarteles generales. Entonces, sujetos usando armaduras azules aparecieron en masa.

·
“Miko-sama ha…”

“¡Ludeus ha aparecido con Miko-sama!”

“¡Pidan refuerzos!”
·

Las masas de caballeros salían en torrente, no sólo desde los cuarteles generales, sino del área circundante también. Fui rápidamente rodeado. Voy a estar bien, ¿verdad?

·
“Ludeus-sama, no se separe de mí.”

“…”
·

Sujeté el brazo de la Miko como si la vida me fuera en ello. Aunque no es como si estuviera sujetando un cuchillo en su garganta, algunos de los caballeros del temple empezaron a moverse.

Pero no atacaron. La Miko tenía razón.

·
“¡Tratar a Miko-sama tan violentamente…!”

“Tú, Ludeus… Ni siquiera yo he tocado a la Miko de esa manera…”

“¡Tomar a Miko-sama como rehén, tú eres una desgracia para todos los creyentes de Milis! ¡Imperdonable!”
·

Una de estas quejas parecía un poco rara si me preguntan… Sin embargo, tal parece que habían decidido que había atrapado a un rehén antes de que siquiera dijera nada.

Bueno, es natural. Aniquilé a su escolta y me la llevé rápidamente. Qué más podría ser. Incluso la mente maestra detrás de todo este incidente lo vería de este modo.

·
“¡Capitán, hagámoslo…! ¡Después de pelear contra la ‘Defensa del Santo Sepulcro’ No pude tener mucho mana restante!”

“Espera, incluso así, él podría todavía tener suficiente fuerza para lastimar a Miko-sama…”
·

Sólo hay un tipo arguyendo. Me pregunto si será un peón directo de la mente maestra detrás del incidente…

·
“Miko-sama, ahí, ¿quién es su superior? ¿Está siendo manipulado por Hitogami?”

“No, es uno de los subalternos del Papa. Hitogami no está involucrado. Él ni siquiera parece saber los detalles.”
·

Le pregunté en un suspiro, y respondió con otro. Bueno, sin saber todos los detalles, puedo entender que piense así.

Todo bien. Por ahora, debería empezar.

·
“¡Demando hablar con su eminencia el Papa! ¡Abran paso!”
·

Grité tan fuerte como pude. Los caballeros empezaron a moverse otra vez al oírme actuar tan arrogantemente.

·
“¿¡Qué dices!?”

“¡Tú bastardo! ¡Cómo te atreves a pedir audiencia con el Papa!”

“¡Libera a Miko-sama ahora y recibe tu juicio!”
·

Varias personas han desenfundado ya sus espadas, pero cuando la Miko empezó a temblar en mi agarre, los caballeros dudaron y regresaron sus espadas a las fundas.

Ahh, wow, así que este es el poder de una Miko. Luego de mirar a esos tipos de la ‘Defensa del Santo Sepulcro’ empecé a entender… Esta chica es más como una idol que una princesa.

Bien entonces… empecemos con el guion.

·
“¡Mi nombre es Ludeus Greyrat! ¡Un representante del Dios Dragón Orsted! ¡En el nombre de mi señor, no intentaré herir a la Miko, símbolo de la religión Milis!”
·

Levanté mi brazo derecho. El brazalete que recibí de Orsted centelló brillantemente en mi muñeca. Puede ser débil como credencial de identificación, pero debería servir al menos para blofear.

·
“¡Pero, si no atienden a mis demandas, no puedo ofrecer garantías! ¡Al ser enemigos míos, sepan que están tornando a la religión Milis entera en enemigos del Dios Dragón y sus Subordinados!”
·

Decidí abrir las negociaciones agresivamente. Preparé mis líneas apropiadamente. Usé el nombre de Orsted sin permiso, pero no es problema; él tampoco tiene ningún otro subordinado, pero no es un problema.

·
“¡…!”
·

Con una mueca aterrada, los Caballeros del Temple retrocedieron un paso. Con eso deberían entender que no soy ninguna clase de secuestrador común, soy una cabeza importante de la organización. En tanto entiendan eso, estoy bien.

·
“¡Demando una explicación a mi asunto directamente de su Santidad! ¡Esta es una demanda directa del representante del Dios Dragón! ¡Demando saber dónde está siendo detenida mi madre! ¡El destino de la vida de la Miko depende de la respuesta!”
·

Al final, sólo quiero hablar. Repentinamente fui acusado de secuestro y entonces arrastrado a esa farsa de juicio. Estoy enojado. Estoy demandando una disculpa y reparaciones. Tomaré esa oportunidad para hacer que el asunto de Zenith sea un problema de la organización religiosa de Milis entera.

·
“…”

“¿Qué…?”

“Tomar a Miko-sama como rehén por tal motivo es…”
·

Sin embargo, los Caballeros del Temple no abrieron paso. Lento. ¿Será que no pueden abrirme paso porque no hay nadie suficientemente importante para tomar la decisión? Si espero un poco, ¿saldrá el comandante?

·
“¡Abran paso!”

“¡Muévanse!”

“¿¡Intentan dejar que Miko-sama muera!?”
·

Mientras estaba pensando, la parte trasera de pronto empezó a ponerse ruidosa, y un grupo de cuatro hombres y una mujer aparecieron.

Entre ellos, tres parecían familiares. Eran miembros de la ‘Defensa del Santo Sepulcro, Anastasia Keep.’ Sus armaduras lucían dolorosas abolladuras en ellas.

Therese estaba con ellos. Cuando me vio, bajó los ojos disculpándose.

Otra persona estaba con ellos, un hombre que parecía estar en sus últimos cincuentas con una barba blanca. Aunque tiene profundas ojeras en la cara, sus ojos son afilados, la edad no lo ha debilitado. No lo reconozco. Está usando la misma armadura azul de todos los demás, así que debería ser un Caballero del Temple pero, el diseño de su armadura es un poco más elaborado. Se siente como si fuera un grado superior a la armadura de Therese.

Actualmente, estoy rodeado por caballeros normales. Sólo una pequeña distancia me separa de los restos de la ‘Defensa del Santo Sepulcro, ‘Anastasia Keep’’. Y Therese, la comandante de la elite de los Caballeros del Temple, está entre ellos. Este tipo parece ser alguien como el rey de los caballeros entonces.

·
“Yo soy Carlyle Latreia, Comandante de Batallón del grupo de espadachines de los Caballeros del Temple.”
·

…Ah. Esta persona… es Carlyle. Mi abuelo…

·
“A pesar de nuestra presente situación… es un placer conocerle, Ludeus Greyrat, hijo de Zenith Greyrat.”
·

Obtuve mi respuesta en un instante tan pronto como Carlyle se enfocó en mí. Su mirada es más afilada que la de Clarie. ¿Puede una pareja de casados realmente ser tan similar?

Esto puede ser problemático…

·
“¿Está bien?”

“… no.”
·

Pensé en lo que quería decir por un momento, entonces sacudí mi cabeza luego de recordar mi interacción con Claire. Estoy aquí como subordinado de Orsted. Soy también hijo de Zenith… pero no estoy aquí en esa posición. Si no insistes en estar a la misma altura, entonces es imposible negociar.

·
“Yo soy Ludeus Greyrat, representante del Dios Dragón Orsted. Demando una audiencia con su Santidad.”

“Hm.”
·

Saqué el pecho, levanté el mentón y me erguí en la pose Eris en respuesta. Por una fracción de segundo, areció que Carlyle mostró una sonrisa gentil. Sin embargo su expresión se petrificó inmediatamente.

·
“Muy bien, le guiaré ahí.”
·

Mientras mantenía una expresión dura, Carlyle dio media vuelta. Therese, con una expresión complicada, siguió a Carlyle.

·
“…¿Qué hay de ellos, Miko-sama?”

“… Therese sólo siguió las órdenes del Cardinal. Carlyle no hizo contacto visual, así que no sé.”
·

Consulté con la Miko otra vez en suspiros. Conveniente. Carlyle está indeterminado. Él no se siente como un enemigo, pero sí algo extraño, así que mantendré mis ojos en él. Sin tomar en cuenta a los demás Caballeros del Temple, los seguí entonces.

3ª Parte

Fuimos guiados directamente al centro. Yo iba en medio, había miembros de la Defensa del Santo Sepulcro en frente, atras, a la izquierda y a la derecha. Ya no usaban sus cascos. Todos estaban caminando firmemente en sus dos pies, debieron haber recibido sanación mágica.

Aunque permanecía en guardia, no parece como que intenten atacarme. Rompí fácilmente la barrera de clase real que apostaron antes. Entonces, aplasté sus cabezas también. Pero no maté a nadie, ellos deberían entender claramente que me estuve conteniendo.

La diferenciad e fuerza era obvia. Más aún, tengo a la Miko. No deberían de ser suficientemente estúpidos para retar a un oponente contra el que pelearon hace apenas unas horas y poner en peligro a la Miko.

Quiero decir, estos tipos deberían estar completamente avergonzados. Especialmente Mr. Dust. Él ha estado evitando el contacto visual por un largo tiempo.Pero no siento ninguna malicia, ni hostilidad tampoco. Él ni siquiera parece estar en guardia contra mí. Más bien, está posicionándose como si estuviera protegiéndome.

·
“…”
·

Hemos estado caminando hacia el centro por algunos minutos. Antes de que lo notara, había perdido mi sentido de la dirección. Los pasajes casi se sentían circulares, pero también van girando alrededor de 70 grados… Cuando vine antes, pensé que los pasajes estaban trucados.

·
“Son como un laberinto.”

“Sí, en caso de emergencia, estos salones fueron diseñados para que personas como el Papa y yo pudiéramos escapar fácilmente.”
·

La Miko respondió. Los muros también parecen también estar cubiertos por alguna clase de barrera. Por un momento, todo estuvo casi tan callado como para que caleras dormido.

·
“¡Sí!”

“¡Miko-sama conoce todos estos pasajes!”

“¡Solíamos correr aquí jugando en la tarde!”
·

Entonces todos al mismo tiempo, sus lacayos empezaron a jactarse. Así que realmente fue diseñado para dejar que las personas importantes escapen.

Sin embargo, no puedo evitar sentirme perdido. No hay manera de que pueda encontrar mi camino de salida… Probablemente tendría que abrir un agujero a través del suelo. Los muros… puesto que están cubiertos por una barrera, me pregunto si la piedra de absorción mágica funcionaría.

Sí.

Pude haber sido traído aquí sin encanto alguno, pero estaré bien.

·
“¿Todavía no llegamos? Sería un problema si tenemos que ir mucho más adelante.”

“Sólo un poco más adelante.”
·

Carlyle respondió sin mirar atrás. ¿De verdad? Esto no se siente como una trampa. Seré cuidadoso, mantendré un ojo en los tipos detrás de mí también.

Entonces, repentinamente, esos tipos empezaron a gritar.

·
“¡Carlyle! ¡No sea grosero! ¡Al menos mírelo cuando habla!”

“¡Ludeus está sosteniendo el brazo de Miko-sama!”

“¡Qué pasa si se enoja y lastima a Miko-sama!”

“¡Por favor, mire las abolladuras en esta armadura! ¡Sólo alguien con fuerza sobrehumana podría hacer esto en las armaduras de los Caballeros del Temple!”

“Incluso si él se molesta un poco, si Miko sama es lastimada…”

“¡Todos, silencio!”
·

Theresa tuvo que regañarlos para callarlos. Al mismo tiempo, Carlyle se detuvo y me miró.

·
“Es sólo un poco más adelante.”

“… Muy bien.”
·

Yo asentí otra vez, y continué tras él.

Pudo haber sido poco más de diez pasos después… Carlyle se detuvo en frente de una puerta y tocó.

·
“He traído a Ludeus Greyrat.”
·

Apenas fue poco más. Perdón, no quise apurarte. Ahora que vengo a pensarlo, incluso aunque perdí completamente mi sentido de la dirección, sólo dimos dos vueltas.

Podría ser capaz de encontrar el camino de regreso.

·
“Por favor, entren.”
·

Escuché la voz del Papa desde adentro del salón. Carlyle murmuró una oración ligera hacia la puerta y entonces se abrió. Mientras sostenía la puerta abierta, se movió para invitarme a entrar.

·
“Por favor, entren.”

“Sí, discúlpenme.”
·

Entré en el salón sosteniendo el brazo de la Miko. Bueno, ahora que pienso debí soltarla para entonces…

No, no. No puedo relajar mi guardia.

·
“…”
·

Entré a algo parecido a una sala de conferencias. Había una mesa larga, con diez asientos más o menos, arreglados de modo que podrías sentarte cara cara. El papa estaba ahí, Cliff también. Había otra persona que lucía similar al Papa, usando una vestimenta que parecía cara. Me pregunto si es el cardenal. Al lado de Carlyle, estaba otro sujeto usando una armadura completa bastante cara. Armadura blanca.

Detrás de ellos estaban parados siete caballeros, con sus brazos cruzados. Dos de ellos tenían caras familiares. Eran los guardaespaldas del papa.

Todos estaban mirándome. Parece que he interrumpido un acalorado debate. Sosteniendo el aliento, silenciosamente, me miraban.

Y, en algún lugar aislado de la mesa, estaban dos personas sentadas solas. La primera, una mujer vieja con sus labios cerrados apretadamente. Ella estaba mirándome. Claire Latreia.

Y a su lado estaba…

Finalmente…

Una mujer con expresión ausente mirando el piso, cerca de los cuarenta. La mujer que mi padre amó más que nada. Mi madre. Zenith estaba sentada ahí.

¿Ara? Esperen. ¿… por qué están estas dos aquí? ¿Qué es esto? Yo todavía no hago ninguna demanda. No me digan que ellos trajeron a Zenith.

‘Bang.’

Ese sonido rompió el silencio. La puerta se cerró detrás de nosotros. Los caballeros del Temple se alinearon como para proteger la puerta. Tomaron posición opuesta a los otros caballeros en la parte trasera del cuarto.

Sólo Therese estaba sentada.

·
“Bien entonces, ahora que todos los actores están en el escenario, comencemos.”
·

El Papa se acomodó en su asiento y habló. Aparentemente, en las últimas horas, algo parece haber cambiado. Pensé que había dado el primer movimiento, pero, ¿he sido azotado en la mano?

Hmph.

·
“Ludeus-sama, Miko-sama, ¿tomarían asiento por favor?”
·

Me pregunto si he caído en una trampa. Pero esta situación no es mala. Puedo trabajar con esto.

Fin de Mushoku Tensei Capítulo 224

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *