Mushoku Tensei Capítulo 190.1

Mushoku Tensei Capítulo 190.1

Un Ejemplo de Trabajo

Traducido por Sheci a partir de la versión inglesa alojada en Baka-Tsuki.

1ª Parte

Angelique Karentail, alias Ange.

Nació en un pequeño pueblo situado en la frontera oeste del Reino del Rey Dragón, cerca de la selva.

Sus padres eran farmacéuticos por lo cual fue criada de forma tal que en el futuro ella también lo fuera.

Antes de llegar a la edad adulta, sus padres murieron tras un ataque de Goblins, algo común en pueblos como este.

Tras finalizar el funeral con la ayuda de los aldeanos, y haber superado la tristeza de perder a sus padres, se hizo cargo del hogar y el negocio de la familia.

Una de las amigas más cercanas de Ange es Fam Haindora

Criada para ser cazadora desde su primer día de vida, sirve a Ange como escolta y compañera. Su madre cogió una enfermedad que infecta sólo a adultos, para sanarla su padre y los padres de Ange fueron a un bosque en busca del ingrediente principal del remedio, allí fueron atacados y asesinados por unos goblins.

En otras palabras, el padre de Fam no pudo proteger a los padres de Ange.

Dicho esto, Fam se siente en deuda con Ange.

Hubo alguna ocasión en que Ange también envidió a Fam.

Pero después de algunos conflictos, hicieron las paces.

En la actualidad, este dúo de mejores amigas es conocido por todos en el pueblo.

Así, estas dos cumplirán los 20 este año.

·
“Oh… ¿acaso no hay ningún buen hombre en este lugar?.”
·

Susurró Fam.

La cual hábilmente quito el pelaje de su chaleco y pantalones de cuero.

Su imagen es digna de un bandido, con unas botas hechas de cuero grueso, cargando un arco y una aljaba de flechas en el hombro, también unos machetes en la cintura.

Una apariencia algo sucia. Pero, en general, se podría decir que es una mujer hermosa con características bien definidas.

·
“Al menos, no creo que haya alguien así en un lugar como este.”
·

Respondió Ange.

A pesar de ser una farmacéutica, viste pantalones de cuero, de forma tal que pueda moverse con mayor agilidad.

En su cintura carga con un cuchillo y una azuela.

La única gran diferencia entre ambas es que Ange lleva una canasta grande.

La cual contiene una variedad de frutos secos y hierbas medicinales, ordenadas de manera precisa y ocupando cerca de la mitad del volumen total de la canasta.

Ambas están en el bosque recogiendo suministros de medicamentos para la farmacia de Ange.

·
“Bueno, tiene que ser rico, guapo, pero ingenuo, y algo torpe cuando está acompañado de mujeres. Del tipo que se sonroja como un tomate con solo tomarse de las manos.”

“Pues para mí me basta con alguien promedio, no tiene que ser rico, con tal que sea normal y agradable me basta.”

“¡Ange, no tienes ningún ideal!”

“Fam, hay que ver la realidad.”
·

En el pueblo en que viven, no hay joven que cumpla la descripción de Fam.

En realidad no es como que no existan, pero la mayoría de ellos ya están casados.

No hay muchos devotos de Millis en el pueblo.

Sin embargo tener más de una esposa está prohibido por la ley, al menos que seas el jefe de la aldea por supuesto.

El jefe actual esta por cumplir los 50 y ya tiene cinco esposas.

No se volverá a casar.

·
“Además, en realidad, si me fuera a casar posiblemente sea con Dochin.”
·

Dochin es el hijo del jefe de la aldea, es un poco mayor que las chicas, tiene 20 años.

Sin embargo, ya está casado con su novia que fue seleccionada desde su nacimiento. También ya tiene un heredero.

De todas formas, ronda el rumor de que se convertirá en jefe de la aldea pronto.

Si eso sucede, entonces podría casarse nuevamente.

Según la tradición del pueblo, cuando alguien es nombrado jefe de la aldea, debe elegir a su segunda esposa y casarse con ella.

Últimamente es el chisme del pueblo discutir sobre quien será su segunda esposa.

Para suerte del hombre, hay un montón de doncellas solteras para elegir.

·
“Bueno, Dochin probablemente no me va a elegir.”

“Pues que yo recuerde, Fam, cuando eramos niños siempre le hacías bullyng.”

“Espera… ¿Y si me elige para vengarse y hacerme bullyng todas las noches?”

“No creo, Dochin aún te teme.”
·

Al ser de la misma generación, a menudo jugaron y pasaron el rato juntos desde una edad temprana.

Eran un grupo de 7, y Fam era la que se encargaba de hacer bullyng a los demás.

Por aquella época, Fam siempre hacía llorar a Dochin.

Ange pensó que acabaría por casarse con uno de ellos algún día, pero lamentablemente eso no sucedió.

De los siete amigos de la infancia, tres de ellos dejaron el pueblo, quedando sólo tres mujeres y Dochin como el soltero solitario de su generación.

Tiempo después, Dochin se casó con su novia, por lo cual Fam y Ange terminaron como sobras.

·
“Bueno, de todas formas creo que tienes una chance, ya que eres bastante apuesta Ange.”

“Pues, no lo haré. Soy la única farmacéutica en el pueblo. No puedo trabajar si me casó con Dochin. Causaría solo problemas al pueblo.”

“No… de alguna forma te las arreglaras y tendrás tiempo para tu trabajo y él.”

“Espero que tengas razón, je-je-je-je.”
·

Respondió Ange con una sonrisa.

Pero la verdad era que se encontraba pensando en algo completamente diferente.

Me pregunto… Si algún día… Vendrá un príncipe y me tomará como su esposa, ¿huh?

En su interior Ange aún pensaba en la historia que le contó un bardo cuando era niña, anhelando porque algún día ocurriera. A pesar de esto, le dijo a Fam que viera la realidad.

La historia iba de una pequeña aventurera con cabello azul (Roxy).

Está viajaba sola desde el continente de Milis hacia el continente Central, convirtiéndose en una aventurera de rango A en un abrir y cerrar de ojos.

Aquella historia hizo palpitar rápidamente su corazón.

Pero aún así, en aquel momento era sólo una historia simplista desde el otro lado del mundo.

Pero pronto dejo de ser sólo una fantasía.

Una cierta aventurera apareció en las proximidades de la aldea hace 10 años.

Tras pasar por el bosque, se detuvo en el pueblo de Ange.

Se dirigía al Puerto Oeste.

Era una pequeña de cabello azul.

Tal como el bardo la describió.

Fue en ese momento que aquella historia del otro lado del mundo se convirtió en realidad.

La joven pasó la noche en el pueblo, y le contó a la pequeña Ange de 10 años sobre sus aventuras.

No era una historia de fantasía producto de los delirios de alguien, era una historia real.

Los ojos de Fam brillaban al tiempo que escuchaba sus historias sobre como peleaba contra los jefes de los Laberintos.

El corazón de Ange se aceleró cuando escuchó la parte en que entró a un laberinto en busca de un hombre atractivo, era el propósito de su aventura.

La joven aventurera tuvo éxito en conquistar el laberinto pero aún así fallo en cumplir con su propósito, sin embargo esa historia dejó una gran impresión en el corazón de Ange.

Desde aquel día y en adelante, Ange tenía cierto tipo de admiración por los aventureros.

A veces, su cabeza estaba llena de anhelados y delirantes ‘encuentros’.

Deliraba sobre ser atacada por demonios y que un príncipe galantemente apareciese repentinamente en su ayuda. Ofreciéndole a aquel príncipe su vida como una forma de gratitud.

¡Kya!

Y es que su delirio llega a su fin agonizando.

El anhelo sólo es añoranza.

Una ilusión es solo un engaño.

No había manera de que ocurra algo tan conveniente, y Ange lo sabía.

Los delirios de tal matrimonio sólo son un sueño.

Mera fantasía.

La Ange actual sólo mira la triste realidad.

5 años atrás, sentía la tristeza y soledad de la pérdida de sus padres, odiaba aquellos sentimientos.

·
“Ange ten cuidado, que estamos entrando en territorio de esos bastardos.”

“Sí, ya sé.”
·

Al llegar a una cueva situada en lo más profundo del bosque. Ange dejo su cesta cerca de sus pies.

Esta vez, estas dos chicas vinieron a esta cueva en busca de un material para cierto medicamento.

Sirve para tratar una enfermedad llamada Iburi, la cual paso a ser una epidemia en la zona. El ingrediente principal para el remedio está dentro de la cueva.

·
“Supongo que no hay mucho que hacer, al fin y al cabo es por Dochin.”

“Sí.”
·

Hace unos días, Dochin, el hijo del jefe del pueblo se enfermo de Iburi.

Una enfermedad que se extiende por todo el cuerpo, si el paciente no toma el remedio dentro de 10 días su muerte es segura.

Sin embargo, además del remedio hay otra cura, con magia restituyente de nivel intermedio puede curarse, no es contagiosa al tacto.

Desde este punto de vista, no es una enfermedad peligrosa en la mayoría de las ciudades del mundo.

Sin embargo, es mortal en áreas remotas como el pueblo donde vive Ange.

De todas maneras ir a la ciudad más cercana en donde se pueda encontrar un mago que maneje magia restituyente de nivel intermedio toma 10 días.

De hecho, la enfermedad de Dochin es la misma que sufrió la madre de Fam, la misma que causó las muertes de los padres de Fam y de Ange.

En un intento de encontrar el ingrediente principal para el remedio, los padres de Ange y el padre de Fam entraron al bosque para buscarlo… y murieron.

Es una enfermedad que causo que la relación de estas 2 jóvenes sea tan cercana.

Y esa maldita enfermedad ahora hunde sus colmillos envenenados en su amigo de la infancia.

·
“……”
·

Con cuidado, ambas avanzan paso a paso.

El ingrediente de la medicina es una flor que sólo crece en el pie de este acantilado. Se supone que era una cueva??? ahora es un acantilado?? dafuq D:

No necesitan muchas para hacer una sola porción.

Sólo cinco o seis pétalos.

Con esa cantidad, es suficiente para una persona.

·
“…… Gulp.”

Ambas tragaron saliva al llegar al claro.

La brecha entre los árboles pronto se despejó, llegando a un lugar parecido a una plaza.

Allí delante de ellas, un acantilado con una larga caída.

En su base, unas flores azules florecían.

·
“…¡Ahh… Ahh…!”

Aún tras observar una hermosa vista, sus expresiones no se relajaron ni un poco.

Ange rápidamente se dirigió a las flores y arrancó un puñado de pétalos con su mano temblorosa.

Al momento siguiente.

·
“¡¡GroaaaaaaaaRRRRRRRRRRR!!”
·

Un ruidoso estruendoso se dejo escuchar.

·
“¡Ange, huye!”
·

Gritó Fam.

Sin embargo, los pies de Ange no respondían tras escuchar el estruendoso rugido.

·
“¡Ange! ¡Date prisa!”
·

Grito Fam, al tiempo en que tomaba su arco y una flecha de su aljaba.

·
“¡-!”
·

Apareció en lo alto del acantilado.

Un lagarto gigante con piel roja púrpura, de por lo menos unos diez metros de largo.

El amo del bosque.

El Lagarto Iburi.

No tenia alas, por lo cual es similar al lagarto gigante que habitaba en el continente de Begarito.

Dicho esto… ¿Por qué se le llama Lagarto Iburi?

Pues porque cerca de la zona donde vive ese lagarto, la enfermedad Iburi siempre se dispersa.

Además, la flor necesaria para curar dicha enfermedad solo se encuentra en su territorio.

Dicho esto, un grupo de académicos sugirieron una teoría,

Dijeron que el lagarto de Iburi es el que propaga la enfermedad de Iburi.

Tras propagar la enfermedad, el lagarto espera que su presa venga en busca de la flor que la cura.

Sin embargo, esa teoría aún debe ser confirmada.

A pesar de todo, el pueblo de Ange ha sido perseguido por este lagarto y la enfermedad de Iburi durante los últimos cinco años.

Los padres de Ange, el padre de Fam…

Todos ellos han sido asesinados por este bastardo.

·
“¡AAAAAAAAAAAARGGGGGHHHHHHH!”
·

Fam gritó para recuperar su confianza en sí misma y disparo su flecha.

Está salio volando y se incrusto en las escamas del lagarto, produciendo un ¡Ting!.

En ese momento, el lagarto también hizo su jugada.

Corrió por el acantilado a una velocidad tremenda como un geco.

Al parecer la flecha de Fam no tuvo efecto alguno.

·
“¡Ange!, ¡Levántate por favor! ¡Corre! ”
·

Al oir la voz de Fam, Ange se levantó finalmente.

Pero no huyo inmediatamente, estaba indecisa.

Los nervios impedían que pensara con claridad, sus piernas no reaccionaban acorde a sus pensamientos.

Finalmente dio media vuelta y comenzó a correr.

Viendo esto, Fam se preparó para escapar.

Sin embargo, ya era demasiado tarde.

·
“¡¡GuuuAAAAAAAAAAAAAA!!”

“¡A Gyaa A~a~a~a!”
·

El delgado lagarto moviéndose caoticamente a una velocidad abismal alcanzo a Fam, acorralándola, le mostraba sus afilados dientes y la miraba.

De pronto, la agarro con su boca y la levantó como si se tratara de una muñeca, la zamarreo violentamente al tiempo que Fam gritaba de una manera no propia de una dama. Finalmente la mando a volar hacia el borde del acantilado, cayendo sobre las flores.

Ange miraba sin poder hacer nada.

Sus ojos reflejaban el rostro aterrado de Fam al tiempo en que era lanzada por el aire.

Con aquella escena frente a sus ojos, no sabía que hacer.

Pensó en ayudar a su mejor amiga.

Sin embargo, sin siquiera darse cuenta notó al lagarto justo frente a ella.

·
“Ah”
·

Voy a morir.

Ange se dio cuenta de su destino.

Más de alguna vez tuvo la ilusión de que alguien vendría a salvarla al ultimo minuto.

Sin embargo una ilusión solo es un engaño de la realidad.

Era un hecho el que no había forma de que alguien viniera a su rescate ahora mismo.

Iba a morir en ese preciso instante.

Esa era la realidad.

Así que seguramente, todo lo que venga después de ese momento iba a ser solo un sueño.

De repente, el lagarto desapareció de su vista, siendo disparado lejos de ella.

·
“¿Qué?”
·

Ange no entendía la escena frente a ella.

El monstruo que casi la mató, desapareció en un abrir y cerrar de ojos.

Volando en una dirección que escapa de la lógica.

·
“GRRRRR….”
·

Derramando sangre de su boca, el lagarto frenéticamente miraba en la dirección de donde provenía el ataque.

Ange también miró en esa dirección.

Allí, un hombre hacía su aparición.

Vistiendo un traje gris oscuro el cual ondeaba con el viento, con una armadura negra oculta debajo.

En su mano izquierda llevaba una especie de tubo.

Con su deslumbrante cabello castaño revoloteando con el viento, caminaba en dirección al lagarto Iburi.

·
“¡GrAAAAAAAAWWWWW!”
·

Al momento de avistarlo, el lagarto abrió su mandíbula y se precipitó en dirección de aquel hombre.

Enormes colmillos se acercaban al joven, sin embargo este lo enfrentó con calma.

Lo mordisqueara sin misericordia – pensaba Ange.

Sin embargo, el joven estaba ileso.

Detuvo al lagarto con solo una mano, agarrando su cabeza.

Entonces, como si se moviera en cámara lenta, dirigió su mano izquierda a la cabeza del Iburi.

·
“¡Disparo de escopeta!”
·

Al instante siguiente, algo salió disparado del tubo.

Viendo esto, Ange no tenía la menor idea de lo que acababa de suceder.

Pero concluyó que algo salió disparado a una alta velocidad.

Bajo el punto de vista de Ange, la batalla termino en un parpadeo.

La cabeza del Iburi había desaparecido de la faz del planeta.

·
“……”
·

Explotando en un millón de pedazos, el largo cuello junto al cuerpo del lagarto salió disparado hacia atrás por la fuerza de la explosión.

Aterrizo con un sonido débil para su tamaño.

Una vista increíble.

Sin embargo, la sangre rojiza y brillante continuó fluyendo de su cuello cercenado.

·
“Fiuuu…”
·

Mientras suspiraba, el joven apunto su mano derecha al cadáver del lagarto.

Al instante siguiente, el cuerpo del Iburi comenzó a arder en llamas.

El sonido del aceite chisporroteando y el olor de la carne quemándose repletaba el aire.

Entonces, el joven dio media vuelta y se dirigió hacia Ange.

Con el furioso fuego detrás de él, como si nada hubiera ocurrido, abrió su boca.

·
“Tú… ¿eres Angelique Karentail?”

“¿eh?”
·

Dijo el joven repentinamente, con una voz torpe.

·
“O quizás ¿Miss Fam Haindora?”
·

¿Cómo sabe mi nombre?

Quiso decir Ange, pero las palabras no salían de su boca. Aún aturdida, sacudió su cabeza. Se dio cuenta que se estaban mirando el uno al otro.

·
“He venido a rescatarlas.”
·

Al escuchar esas palabras del joven de traje gris, el corazón de Ange comenzó a latir con fuerza.

2ª Parte

Aquel joven era Ludeus Greyrat.

Mientras lanzaba una que otra mirada al palpitante y ardiente pecho de Ange, trataba las heridas de Fam con magia curativa.

A pesar de que Fam no recobró la conciencia inmediatamente, todas sus heridas, huesos rotos, pierna casi rasgada, y moretones púrpuras en su piel sanaron en un instante.

Ludeus le explicó que cierta persona le pidió que viniera hasta acá para ayudar a una tal Ange, sin embargo no dijo muchos detalles.

Por otro lado, Ange tampoco tenia idea de quien pudo haber solicitado que las vinieran ayudar.

·
“Independientemente de lo que ha sucedido, fue bueno que haya llegado justo a tiempo.”

“Ah … ¡Cierto!”
·

Ludeus caminaba por el bosque mientras llevaba a cuestas a Fam.

Ange lo seguía con su cesta repleta de hierbas y flores.

Mientras caminaban, Ange frecuentemente se preocupaba por su apariencia.

Más que seguro que mi pelo está desarreglado, además mi ropa está cubierta de barro, quizás… sí, mi cara ha de verse demasiado sucia. Oh… ¿Qué debería hacer? ¿mi apariencia es tan desastrosa?

Cada vez que Ludeus se volteaba, Anges se enrojecía e intentaba esconderse.

Al parecer esa actitud no le molesto para nada a Ludeus.

Más bien, es como si se auto-convenciera de no mirarla a la cara.

Sin mirar atrás, caminaron en silencio.

Bueno, de vez en cuando Ludeus miraba hacía atrás, de vez en cuando, en serio.

Ange quería ver la cara de Ludeus un poco más.

Ee ~ r, ¿qué puedo hacer? Pronto llegaremos a la aldea. Y entonces lo tratarán como a un héroe. Con haber derrotado a esa lagartija, salvó a la aldea. ¿Qué debería hacer?, si eso sucede, estoy segura que no será posible hablar con él…

Al instante siguiente, Ange vio como Fam era llevada a cuestas y sus ojos estallaron en llamas.

Sus enormes pechos presionaban la espalda de Ludeus.

Con esa escena frente a sus ojos, Ange no podía más que sentir un poco de celos de su amiga.

·
“Eh, bien, ¡Ludeus-san!”

“Sí, ¿qué pasa?”
·

Ludeus se volteó y la miró sin mostrar expresión alguna, Ange aprovechó el momento.

·
“¡Respecto a Fam! ¿No es pesada?”

“No hay problema”

“Eh, pero haz estado cargándola desde hace bastante rato, ¿no te sientes cansado?”

“No, siempre entreno mi cuerpo, así que este nivel de actividad física no me cansa.”
·

Tras decir esto, arremangó su túnica y le mostró su brazo.

Aunque sus bíceps no eran visibles por la armadura, por algún motivo mientras Ange lo miraba, quedó impresionada por las palabras que dijo Siempre entreno mi cuerpo.

Ludeus palmoteo con sus manos y dijo.

·
“Oh, sí. Lo siento, fui desconsiderado de mi parte.”

“¿Qué?”
·

¿Qué, qué, ¿se dio cuenta?

Los ojos de Ange parpadeaban rápidamente.

Ludeus soltó una risa mientras mostraba sus brillantes dientes blancos.

·
“Pues veras, Angelique-san estoy un poco cansado. ¿Nos tomamos un breve descanso?”
·

Por cierto, los dientes brillantes son solo delirios producto de la mente de Ange.

·
“Oh… sí, lo siento y gracias por todo, por favor toma un descanso… ¡y llámame Ange, no hay problema!”

“Ange… Ok.”
·

Ludeus lentamente dejó a Fam recostada, y luego se sentó en un árbol en forma de V que yacía en el suelo.

Para Ludeus era obvio que él sólo estaba siendo amable al sentarse enfrente de Ange.

Pero para Ange, esto era distinto…

Era una oportunidad, la ultima que tenía.

¡pum!

Sin perder un segundo, Ange se sentó al lado de Ludeus.

·
“¡…!”
·

Ange podía sentir que Ludeus estaba un poco sorprendido.

¿Acaso le molesta?

Le miró al rostro.

Ludeus lucía indiferente.

Sin embargo, su expresión no mostraba signos de estar molesto ni incomodo.

Simplemente confundido.

Eso supuso Ange, acto seguido soltó una excusa para camuflar sus acciones.

·
“Emm, sobre esto, lo siento, estaba asustada. Bueno, aún estoy asustada, ¡déjame estar a tu lado!”

“¡Oh!… Pues si eso es a lo que te refieres, no hay problema.”
·

Tomó provecho de la oportunidad.

Ange iba a por todas.

Hasta el final de la guerra Santa.

·
“Oh, y muchas gracias.”

“No, está bien ya que es mi trabajo.”
·

Aunque la actitud de Ludeus parecía poco amigable, sus ojos no paraban de mirarla, moviéndose de izquierda a derecha.

Ange siguió sus ojos.

¿Qué mira tanto?

Su mirada comenzó a bajar, pasó por su cuello y llegó hasta su ropa desabrochada, allí sus pechos estaban expuestos.

·
“¡-!”
·

En un esfuerzo por ocultarlos rápidamente, Ange se abrazó a sí misma con sus propias manos.

Parece que el intento de Ange por no ser interrumpida está yendo más allá de lo esperado.

·
“¡…!”
·

Ange intentó acurrucarse junto a Ludeus.

Pero cada vez que está se acercaba, este se movía un poco.

Al final, Ludeus estaba acorralado en el extremo del árbol y Ange presionaba su cuerpo contra el brazo de este.

·
“Esto, Ludeus-san…”

“¿Q-qué… ocurre?”
·

Al momento en que pudo darse cuenta a donde miraba Ludeus, sus pechos, Ange tragó saliva.

Las suya no son tan grandes como las de Fam.

Sin embargo, son de un tamaño definitivamente mayor que del promedio del pueblo, a menudo los jóvenes la molestan diciéndole bromas sexuales del tipo Ange-chan, dame un poco de la medicina del valle de tus mamas, ¿si?.

Bromas que solo se entienden dentro del pueblo.

Una parte de Ange maldecía sus pechos, sin embargo…

Ahora mismo son un arma.

·
“Ya lo dije, pero incluso si solo se trata de tu trabajo, aún así el hecho que salvaras mi vida no ha cambiado, estoy realmente agradecida por eso.”

“Emmm~… No hay de qué.”

“Si después de esto volvemos al pueblo, en tanto que no te vayas inmediatamente, puedes venir a mi casa… Y te daré algo como modo de agradecimiento.”

“No, no puedo hacer eso. Mi próximo trabajo esta esperándome.”
·

Su plan falló, pero Ange no se rindió.

La joven estaba determinada a llegar hasta los extremos, hasta el infinito y más allá.

·
“Ya veo, pues entonces, al menos déjame darte las gracias, aunque no tengo nada… salvo mi cuerpo.”
·

Aún cuando Ange sentía como su cara se enrojecía, sus brazos que cruzaban alrededor de su cuerpo protegiendo a su pecho de ser visto, comenzaron a abrirse.

Los ojos de Ludeus inmediatamente se fijaron en ellas.

Entonces, Ludeus repentinamente se puso de pie.

·
“Oh… ¿Ludeus-san?”

“¡Un ataque sorpresa!, ¡mi enfermedad crónica está apunto de actuar!, ¡¡Necesito mi medicamento!!”
·

Al tiempo en que decía esto, sus ojos aún estaban pegados viendo el pecho de Ange.

Sin embargo, al escuchar la palabra medicamento, Ange volvió a sus sentidos, un poco.

Es una farmacéutica.

Había pensado que si el hombre delante de ella tenía una enfermedad crónica, sus acciones podrían haber gatillado a la enfermedad.

·
“Oh, si se trata de medicamentos y remedios puedo ayudar, puedo mezclarlos una ves lleguemos a mi casa.”

“No hay de que preocuparse, traje un poco conmigo.”
·

Tras dar una respuesta tan vaga, Ludeus llevo su mano dentro de su armadura…

Tomó algo y lo sacó, estaba envuelto en un paño blanco.

Al ver esto, en lugar de una historia de amor, Ange estaba más emocionada por el medicamento.

¿Podría ser algún tipo de enfermedad reincidente?

Ludeus es un guerrero poderoso.

Tiene una poderosa resistencia, lo cual hace posible para él viajar mientras viste una armadura que es capaz de soportar ataques directos de un Iburi.

Además de eso, puede utilizar magia curativa.

Había aplicado magia curativa de nivel avanzado en Fam.

A menudo oyó que la magia curativa y restituyente se aprenden como un conjunto.

Así que tal vez, también está familiarizado con la magia restituyente.

El hecho de sufrir de una enfermedad crónica sin cura alguna lo hace parecer una persona salida de una leyenda.

Un joven que no sabía cómo curar su enfermedad por si mismo y viajó por el mundo en busca de una cura.

·
“¿Ese es el medicamento…. para tu tratamiento?”

“Sí, bueno, por así decirlo.”
·

Pero a pesar de decir esto, Ludeus tomó los bordes de la tela y la estiró.

Al comienzo Ange pensó que el medicamento caería, así que se acercó para atraparlo…

Pero nada cayó, ni pastillas ni polvos medicinales.

Además de la tela, no había nada más.

Entonces, ¿dónde está el medicamento?

Algo extraño llamó la atención de Ange, levantó su mirada mientras pensó de que se trataba.

Eran unas bragas.

Ludeus sostenía unas bragas.

Por su su tamaño, era el de una mujer adulta.

¿Cuando desapareció…?

Eh.

¿Por qué?.

La… la tela que envolvía al medicamento hasta hace un momento…

No, esa es la tela que recién vi.

Usó unas bragas para envolver el medicamento…

¿Qué?

¿Por qué?

·
“…¿-? …¿-?”

“¡Ufff!…”
·

Mientras Ange miraba confusa a Ludeus, él… aspiraba profundamente.

Enterró su cara en la pantsu.

·
“¿¿¿¿Su~tsu~u~u ???? …… ¡~Haaa~~ ~~!”
·

Exhaló una bocanada.

·
“Suha, mal hábito, mala costumbre, Suwa”
·

Al tiempo en que decía esto, continuó inhalando y exhalando, una y otra vez, sin parar.

Olfateaba y volvía a olfatear, aveces resoplaba.

Estaba completamente hipnotizado por la pantsu.

·
“……”
·

Ante tal escena, Ange estaba dominada por el terror.

Un sudor frío corría por su espalda, no podía moverse ni hacer ruido alguno.

Estaba completamente inmóvil, no podía hacer nada más que mirar aterrorizada a Ludeus.

·
“Ufff…”
·

Ludeus finalmente termino su extraño ritual cinco minutos más tarde.

·
“¡Oh Dios, te doy las gracias!”
·

Después de decir esto, mientras estaba en una postura semejante a la de un devoto rezando a su dios, dobló cuidadosamente las bragas y las guardo en su pechera.

·
“……”
·

Ange no sabía como responder, el único sonido que escapaba de su boca era el de su mandíbula tiritando.

Su mente no pudo seguir el ritmo de la situación.

Pensó que esta era su oportunidad, pero de pronto una pantsu salió y…

No podía comprender lo que acababa de ocurrir.

·
“Al fin y al cabo, la Santa reliquia tiene un uso limitado”.

Sin embargo, sólo un pensamiento vino a ella.

El comportamiento de Ludeus había hecho añicos sus ilusiones.

Sí, el amor a primera vista de Ange desapareció instantáneamente.

·
“Bueno, ¿qué decías Ange-san?”

“…… Emmm…. No… nada”
·

Ange despertó de su sueño.

3ª Parte

Ange regresó a la aldea sin contemplaciones.

Antes de que entraran al pueblo, Ludeus le confió el cuidado de Fam.

·
“Ya que no me detendré en la aldea, las dejo hasta aquí.”

“…… Sí… Sí.”
·

Escuchando sus palabras, Ange sólo podía asentir en respuesta.

La bizarra escena aún golpeaba con fuerza su cabeza.

·
“Pues, cuídense.”
·

De repente… Ludeus se detuvo como si recordara algo, dio media vuelta y se dirigió hacia donde estaba Ange.

Miró hacia atrás.

·
“Oh, bueno Ange-san mencionaste algo acerca de una recompensa antes, ¿no?.”
·

Al escucha sus palabras, un escalofrío recorrió la columna de Ange.

Gracias.

Sí.

Al pensar nuevamente lo ocurrido, Ludeus claramente le salvó la vida.

No podía negarse si le pedía algo.

No importa lo mucho que quisiera huir de aquel hombre fisiológicamente asqueroso que se encontraba delante de ella…

Ange no es del tipo ingrata.

·
“Eh, uh… bueno, me preocupa eso, ¿quieres mi pantsu también?”

“No, no la necesito. Sin embargo, necesito que hagas algo.”

“¿Y, qué quieres que haga?”
·

Oh, ¿qué hago?. De seguro quiere alguna fantasía sexual excéntrica.

El rostro de Ange palideció.

·
“……”
·

Mientras se rascaba la parte trasera de su cabeza al ver la reacción de Ange, Ludeus murmuró

·
“Bueno, ¿qué digo…?”
·

Entonces tomó algo dentro de su mochila, un libro ilustrado junto a un muñeco.

·
“Pues, Ange-san, por favor, lea este libro a sus hijos cuando nazcan y dígales que los de la raza Supard no son como el Iburi.”

“¿Perdón? ¿Uh? ¿Supe-?”

“La raza Supard.”

“Raza Supard…”
·

Después de escuchar esas palabras absurdamente extrañas, los ojos de Ange parpadearon rápidamente.

·
“Al final del libro hay una tabla que muestra cómo leer los caracteres, por lo que podría utilizarla para enseñarle a sus hijos a leer. Sólo eso, gracias.”
·

Tras decir esto, Ludeus colocó el libro y el muñeco en las manos de Ange y se marchó.

El muñeco que sostenía tenía el pelo verde, y el libro tenía algunas ilustraciones.

Con sólo el aspecto del muñeco de la raza Supard, Ange se sentía aterrorizada.

Era increíblemente detallado y estaba pintado con colores vivos.

Pareciese que podría cobrar vida en cualquier momento.

La imagen de un terrible demonio.

Por un instante tuvo el impulso de dejarlo tirado en el piso.

Sin embargo, el hecho de que se trataba de una petición de alguien que salvó su vida la hizo reconsiderar.

·
“… Pues veamos… ¿mmm?”
·

Raza Supard.

Ange nunca se encontró con alguno de ellos, pero sabía sobre su existencia.

Sabía que eran tan aterradores como los Iburis.

Cuando era una niña, si hacía algo malo, sus padres la amenazaban diciéndole que un Supard se la comería.

¿Realmente existió alguna historia que fuera distinta y que dijera que los Supard no eran malos?

(¿Por qué me pide esto?…)

Ange, sin saber que hacer con tal petición, presiono la cabeza del muñeco.

·
“Oh…”
·

Entonces el pelo del muñeco se cayo.

Lo que Ange tenía en sus manos ahora, era solo un guerrero de cara arrugada sosteniendo una lanza.

·
“Cool.”
·

Viendo esto, Ange se hecho a reír.

No tenía la menor idea sobre cual era su intención.

Pero era algo que le pidió la persona que salvó su vida.

Pues haré lo que me pidió.

Esa fue la decisión de Ange.

Unos años más tarde.

Dochin asumió como jefe del pueblo y este eligió a Ange como su segunda esposa, por haberlo curado de la enfermedad Iburi.

Es un hombre común, pero trabaja arduamente al punto de que ni siquiera divertido.

Sin embargo, no es un pervertido.

Mientras se sentía agradecida por ese hecho, Ange crió a sus hijos mientras le leía el libro que Ludeus le dio.

Con el tiempo, la historia del libro paso a ser algo habitual que se contaba a los niños del pueblo. La historia de un guerrero calvo de la raza Supard el cual traía justicia. Tiempo después la historia se propagó a las aldeas y pueblos vecinos…

Pero… Eso es para otro momento.

—-

Reseña del próximo capitulo

Ludeus quien apenas escapó de la tentación de ser infiel.

El mismo que estaba agotado física y mentalmente por fin llegó a casa.

Sin embargo el egoísmo de Eris golpeó inmediatamente a Ludeus, el cual buscaba algo del poder curativo de su hija.

En el próximo episodio de un desempleado reencarnado.

·
“Capitulo 191 – Gato prestado – Un Tirano no devuelve lo que pidió prestado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *