Mushoku Tensei Capítulo 007

Mushoku Tensei Capítulo 007

Haciendo Amigos

Traducido por Sergio Campos a partir de la versión inglesa alojada en Baka-Tsuki.

1ª Parte

Tras la marcha de Roxy, decidí salir a dar un paseo.

Gracias a ella ahora soy capaz de salir, no debo desperdiciar ese gesto.

·
“Papá, ¿puedo salir a jugar?”
·

Ese día, llevando la enciclopedia botánica conmigo le pedí permiso a Paul. Los niños de mi edad comienzan a salir a jugar en las praderas, según he oído, y aunque no me vaya demasiado lejos, irme sin decir nada haría que mis padres se asustaran.

·
“¿Salir? ¿a jugar? ¿Más lejos del jardín?”

“Sí.”

“A-Ahhh. Cla-claro que puedes.”
·

No tarda en darme permiso.

·
“Ahora que lo pienso, no te dejamos tiempo para divertirte en tu horario; tomamos demasiadas decisiones sin consultarte para que aprendieras magia y espada al mismo tiempo, pero eres un niño, también debes de divrtirte.”

“No te preocupes, gracias a eso conocí a Shishou.”
·

Siempre pensé que Paul era muy estricto con mi educación, pero en realidad es comprensivo y piensa en mi bienestar. Cuando imaginé esta conversación, pensé en argumentos para evitar que acabara forzándome a entrenar todo el día; resultó ser una perdida de tiempo. Me alegro de que no sea una persona puramente instintiva de las que piensan que ¡Quien la sigue, la consigue!.

·
“Pero bueno, me alegro de que te apetezca salir a jugar, hasta hace poco creía que tu cuerpo fuera bastante enfermizo, pero mira cuanto has crecido.”

“¿Por qué me pensabas así?”
·

Es la primera vez que me dice algo así, pero si no me he resfriado ni una vez…

·
“Principalmente fue porque no lloraste nunca, ni al nacer.”

“Ah, ya veo. Bueno, pues espero que te alegres de que has criado un niño tan mono y fuerte.”
·

Miro divertido a Paul, y me devuelve una sonrisa irónica.

·
“Me preocuparías menos si te comportaras como un niño de tu edad.”

“¿Qué parte de este primogénito tan responsable te hace preocuparte?”

“En realidad nada.”

“No te preocupes y simplemente dame la educación que creas conveniente para ser el digno sucesor de esta familia.”

“Pues el salvaje de tu padre a su edad se pasaba todo el día pensando en levantarle la falda a las chicas que conocía, aunque no se sienta orgulloso de ello.”

“Así que, ¿levantando faldas?”
·

¿También se hace en este mundo? Y mira que llamarse salvaje a sí mismo…

·
“Si quieres ser un sucesor digno del apellido Greyrat, trae una novia a casa.”
·

¿What? ¿Somos de esa clase de familias?b ¿No se supone que nos encargamos de la frontera? ¿No tenemos un pequeño título nobiliario? ¿Aún así no tenemos que seguir ningún tipo de formalidad o algo? Bueno, mejor así, además de que somos nobles de clase baja o algo parecido.

·
“Entendido. En ese caso, iré a dar una vuelta por la aldea en busca de alguna zona en la que pueda levantar faldas.”

“Perfecto, pero debes de ser bueno con ellas. Por otro lado, aunque puedas usar magia y seas más fuerte que los demás, no debes de ser arrogante. El poder no se debe usar para sentirse superior a los demás.”
·

Oh, qué buenas palabras. Tienes toooda la razón, me encantaría que los hermanos de mi anterior vida la escucharan también. Cuanta razón… conseguir lo que quieres a base de fuerza bruta es inútil.

Paul lo ha definido bastante bien, por no decir que yo también prefiero hacer las cosas siguiendo la lógica.

·
“Lo comprendo papá, ¡después de todo el poder hay que usarlo para conquistar a las chicas!”

“……… No, no tiene nada que ver.”
·

¿Eh? ¿La conversación no iba por ahí? Ups. Jeje…

·
“sólo bromeaba, el poder debe usarse para proteger a los más débiles, ¿a que sí?”

“Exacto, así es.”
·

Tras la conversación, me preparo para marcharme sujetando la enciclopedia botánica bajo el brazo y colocando la varita que Roxy me dio en mi cintura; pero estando a punto de marcharme recuerdo algo y me giro.

·
“Ahh, cierto. Papá, a partir de ahora saldré de vez en cuando a pasear, siempre avisaré cuando lo haga, pero te prometo que no voy a faltar ningún día a mi entrenamiento, ni con la espada, ni con la magia. Volveré antes del anochecer y no me acercaré a lugares peligrosos.”

“Oh……”
·

Prefiero dejar las cosas claras por si acaso.

Paul parece incapaz de responder a las palabras de su hijo. Quizás se ha dado cuenta de que esto debería de habérmelo dicho él a mí, en vez de al revés.

·
“Bueno, me voy.”

“…………….Presta atención a las carretas.”
·

Y sin más dilación, salgo por la puerta.

2ª Parte

Varios días despues, todo va como la seda y el exterior ya no me da miedo. Soy hasta capaz de saludar alegremente a las personas que me cruzo.

Parece que todo el mundo me conoce por ser el hijo de Paul y Zenith, además de por ser el discípulo de Roxy. A los que es la primera vez que veo les saludo y me presento, si ya les conozco simplemente les saludo cada día; y todos y cada uno de ellos me responden devolviéndome la sonrisa.

Hacía tanto tiempo que no daba un paseo tan agradable…

Aunque la aceptación de estas personas se la debo principalmente a la fama de mis padres, el motivo secundario es Roxy y su esfuerzo por integrarse con los aldeanos.

Diosa, cuidaré su artefacto divino (bragas) por encima de todas las cosas.

3ª Parte

Dicho esto, mi meta actual es recorrer el pueblo para memorizar la geografía de la zona, con la intención es de que habiéndolo memorizado, sabré dónde ir si deciden echarme de casa repentinamente. Y mientras aprovecharé para investigar la vegetación.

Debido a que me regalaron la enciclopedia botánica, puedo aprovechar para identificar lo que es comestible de lo que no, además de aprender a diferenciar las plantas medicinales de las venenosas…. Creo que es una buena idea, de esa forma, aunque me echaran de casa no pasaría hambre.

Todavía recuerdo la idea general que me explicó Roxy sobre la vegetación; trigo, hortalizas e ingredientes para perfumes. Estos últimos son principalmente flores de una planta llamada Bardius, muy parecida a lavanda, una flor violácea pálida que además es comestible.

Empiezando con las plantas más llamativas, voy comparandolas con las ilustraciones de la enciclopedia botánica. Aunque no hay mucha variedad de vegetación, ya que la aldea no es demasiado grande.

Tras varios días, mis caminatas van ampliándose y comienzo a acercarme al bosque pensando que el ecosistema será distinto y habrá más diversidad.

·
“Según he oído, el interior de los bosques es un lugar peligroso porque el maná tiende a concentrarse en ellos.”
·

Las zonas en las que el maná se concentra tienden a crear monstruos, debido a que las criaturas que habitan el bosque sufren cambios debido al maná ambiental.

Aunque no entiendo por qué el maná se concentra en los bosques principalmente. Pero bueno, en esta zona apenas aparecen monstruos ya que los aldeanos realizan la Caza de monstruos periodicamente, para asegurar la seguridad en los alrededores.

La Caza de monstruos es tal y como suena; una carga por el bosque para limpiar los peligros, realizada por caballeros, cazadores y un equipo de vigilantes.

Pero aún así, adentrarse en el bosque es peligroso porque existe la posibilidad de encontrar monstruos extraviados. Aunque pueda usar magia y sepa defensa personal, sigo siendo un NEET que nunca antes ha peleado en serio con nadie. Por lo que no debo bajar la guardia. Mi falta de experiencia en combate podría llevarme a cometer un error terrible, si además bajara la guardia…

No es la primera vez que veo gente morir así…………… en manga.

Además, no soy tan impetuoso, opino que es mejor evitar luchas innecesarias. Si viera una criatura peligrosa, iría corriendo a avisar a Paul. Ni más ni menos.

Enfrascado en estos pensamientos escalo una pequeña colina que tiene un único árbol asentado en la cima, el más grande de los alrededores, y me apetece contrastar los árboles más grandes de esta zona con la enciclopedia.

Cuando voy acercándome a la cima.

·
“¡Los demonios no deberían estar aquí!”
·

El viento me hace llegar voces provenientes de más arriba.

Voces que me hacen recordar algo odioso, la causa por la que me convertí en un NEET hikikomori, los tiempos en los que me conocían por el mote que me causaba pesadillas, Pollita Encapuchada. Para colmo, la voz que recuerdo llamándome por ese mote se parece a la que estoy escuchando, podría casi decir que los bullies tienen voces características.

·
“¡¡Desaparece!!”

“¡Come barro!”

“¡Jaja, le di al demonio!”
·

Echo un vistazo y me encuentro con una pradera bastante empantanada por las recientes lluvias, y en ella encuentro a 3 chavales cubiertos embarrados lanzandole bolas de ese mismo barro a un chiquillo.

·
“¡Darle en la cabez son 10 puntos!”

“¡Genial!”

“¡Le dí, le dí!”
·

Guau, que escena tan irritante protagonizan esos bullies de libro. Estos futuros delincuentes parecen pensar que no hay nada de malo en hacer lo que te plazca a las personas que están por debajo de ellas socialmente; como usar pistolas de aire comprimido para dispararles, cuando está claramente estipulado que no se puede disparar con ellas a personas, como diciendo que las personas a las que disparan no son humanos. Irónico que sea a este tipo de personas a las que no pueda considerar humanos.

Aunque hay una cosa que no entiendo sobre el chiquillo del que abusan, ¿por qué no se va corriendo? no comprendo porqué se queda inmóvil sin hacer nada.

Me fijo un poco más y finalmente me doy cuenta de que lleva algo en una cesta que protege con el pecho, abrazándolo para que no le caiga barro.

Así que por eso no puede intentar evitar el barro que le tiran esos bullies.

·
“¡¡Lleva algo en sus brazos!!”

“¡¡Un tesoro demoniaco!!”

“¡¡Seguro que se lo ha robado a alguien!!”

“¡¡Si se le quitáis son 100 puntos!!”

“¡¡A por el tesoro!!”
·

Escuchando esto me dirijo al grupo de abusones mientras creo bolas de barro con magia, en cuanto llego a distancia de tiro, se las lanzo con todas mis fuerzas.

·
“¡WAH!”

“¡¿Qué pasa?!”
·

Le doy en toda la cara al que parece el lider del grupo.

·
“Auh, tengo barro en los ojos.”

“¡¡¿Qué te crees que haces?!!”

“¡¡Piérdete, esto no te incumbe!!”

“¡¡¿Acaso estas del lado de las razas demoniacas?!!”
·

En un instante paso a ser el objetivo de sus abusos, algo que parece no cambiar de un mundo a otro.

·
“No estoy del lado de las razas demoniacas, sino de los débiles.”
·

Digo lleno de orgullo, pero da la impresión que los chavales se creen que tienen la justicia de su lado.

·
“¡¡¿Te crees guay por decir algo así?!!”

“¡¡Ah, tú debes de ser el hijo de ese caballero, ¿me equivoco?!!”

“¡¡Así que es el que llaman “joven patrón”, jaja!!”
·

Pues vaya mierda, ya han descubierto quien soy.

·
“¡¡¿De verdad crees que le conviene al hijo de un caballero actuar así?!!”

“¡¡Le diré a todos los aldeanos que tu familia se ha aliado con las razas demoniacas!!”

“¡¡Corre y llama a tu hermano mayor!!”

“¡¡Teris, un chico extraño me ha tirado barro a la cara!!”
·

¡Los bullies usaron Pedir Refuerzos! Pero no es nada efectivo. ¡Aunque ahora me tiemblan las piernas! Joder, aunque sé que son 3 personas contra mí, me sigue pareciendo muy vergonzoso que me fallen las piernas porque 3 mocosos me griten. ¿Tiene algo que ver con que me hayan hecho bullying a mí hasta convertirme en NEET…?

·
“¡C-Cerrad la boca! ¡Sois penosos si necesitáis 3 personas para abusar de 1!”
·

Se quedaron con una cara que parecía decir ¿Huh~?.

Q-Qué estúpidos.

·
“¡¡Tú eres el penoso que se pone a gritarnos, tontaina!!”
·

El cabreo que siento al oírle me hace lanzarles una bola de barro, aunque falla.

·
“¡¡Tontolaba!!”

“¡¡¿De dónde ha cogido todo ese barro?!!”

“¡¡¿A quién le importa? Devolvédselo!!”
·

Se vengan por triplicado, pero utilizo lo que Paul me ha enseñado junto con mi magia para esquivar sus proyectiles elegantemente.

·
“¡¡N-No consigo darle!!”

“¡¡¿Qué haces esquivando?!!”
·

¡Jajaja, si no llegáis al nivel de Paul jamás conseguiréis golpearme!

Aguantan un rato lanzándome barro, pero cuando por fin entienden que no van a impactarme, parece que se aburren y se paran.

·
“¡Ba~aahh! ¡¡Vaya aburrimiento!!”

“¡¡Mejor nos vamos a divertirnos!!”

“¡¡Le diré a los aldeanos que el hijo del caballero está del lado de los demonios!!”
·

Se marchan dejando atrás un argumento que parece decir que no han perdido, sino que se hartaron de este juego; marchándose hacia los campos de trigo.

¡Lo conseguí! ¡Pude con unos bullies por primera vez en mi vida! A-aunque tampoco tengo mucho de lo que enorgullecerme, si te paras a pensarlo, no soy muy bueno peleando, así que me alegro de que no llegáramos a las manos.

·
“Oye, ¿estás bien? ¿le llegaron a hacer algo a la cesta?”
·

Dejando a un lado a los matones, me giro en dirección al chiquillo al que le estaban lanzando b….

·
“¡Guau….!”
·

El chiquillo es un bishounen sorprendente que parece ser un poco más joven que yo. Con un pelo un poco largo para un jovencito, una nariz preciosamente tallada, unos pequeños y sugerentes labios. Si encima le sumamos una piel lisa como la porcelana junto con una expresión propia de un conejito asustado, consigue obtener una belleza casi inhumana.

Maldita sea, ojala Paul hubiera sido más bishounen, de esa forma yo también sería……. No, Paul es bastante guapo, y Zenith también es preciosa. Mi cara tampoco está mal, si la comparo con mi anterior cara grasienta y porosa, mi atractivo actual es alto. Sip, sin lugar a dudas.

·
“Esto….Um…..Estoy b-bien…”
·

El jovencito me mira asustado, se parece mucho a esos animalillos que consiguen que la gente sientan la necesidad de abrazarlos y protegerlos.

Es el gancho perfecto para cualquier onee-san que le viera.

Mira que ensuciarle tanto al pobre, tiene barro por todas partes, casi toda su cara esta cubierta de barro, y hasta su pelo se ha puesto color marroncillo. Es un milagro que haya conseguido proteger la cesta.

Sólo puedo hacer una cosa.

·
“Deja la cesta en el suelo y arrodíllate junto a ese riachuelo.”

“¿Eh…? ¿Eh…?”
·

Aunque parezca confundido, no entiendo porque sigue mis órdenes a rajatabla. Da la impresión de que es incapaz de negarse a hacerlo; aunque si te paras a pensarlo, si fuera capaz de rebelarse, lo habría hecho con los matones.

El pequeño se pone de rodillas a 4 patas con la cabeza casi pegada al riachuelo.

Cualquier shotacon onii-chan que le viera así, no me cabe duda de que acabaría cometiendo un crimen.

·
“Cierra los ojos.”
·

Creo agua y ajusto su temperatura con magia combinada, consiguiendo agua templada a unos 40 grados con la que baño al niño.

·
“¡¡WAAH!”
·

Agarro por el cuello al asustado pequeño y le limpio el barro de su pelo. Aunque empezara resistiéndose, en cuanto se acostumbró a la temperatura se calmó.

Su ropa…. fff, mejor que la lave en su casa.

·
“Perfecto, debería de ser suficiente.”
·

Tras quitarle el barro del pelo, utilizo magia de Fuego parar generar una corriente de aire caliente a modo de secador y con un pañuelo le termino de quitar el barro de la cara.

En cuanto termino, me fijo en sus orejas largas como de elfo, y en que su pelo es color esmeralda… Momento en el que recuerdo las palabras de Roxy.

Roxy: Bajo ningún concepto te acerques a nadie de una raza que tenga el pelo color esmeralda.

¿Erm? No, esas no son sus palabras exactas. Si no me equivoco era….

Roxy: Si te encontraras con una persona con pelo color esmeralda y una piedra parecida a un rubí en su frente, no te le acerques.

Sip, eso sí. Personas de una raza que tengan una piedra parecida a un rubí en su frente… Veamos… El chico tine una frente prominente de un precioso color perla. Vale, no hay peligro, no es de la peligrosa raza Supard.

·
“G…. Gracias…”
·

Dejo mi ensoñamiento en cuanto me da las gracias.

Yare yare, me habías asustado por un instante.

Para esconder la vergüenza por asustarme pensando que era un Supard, me desquito dándole una recomendación arrogante.

·
“Eh tú, si no te defiendes volverán a meterse contigo.”

“Pero no puedo ganar…”

“Lo más importante es que quieras defenderte.”

“Pero siempre son mayores….y….y-y me asusta que me hagan daño…”
·

Ya veo, ¿Será que si se resiste llaman a más gente para someterle a la fuerza? Ciertamente es algo que hacían en mi anterior mundo.

Gracias a Roxy, los adultos han llegado a aceptar a las razas demoniacas, pero supongo que los niños son otro tema. Los niños suelen a menudo son increiblemente crueles, basándose en cualquier aspecto en el que seas diferente para acabar excluyéndote.

·
“Debe de ser duro, tu pelo se parece al de la raza Supard y por eso se meten contigo.”

“¿A-a ti no te importa…?”

“No, porque mi Shishou también es de una raza demoniaca. ¿De qué raza eres?”
·

Según Roxy, la raza Migurd es vecina de la Supard, y quizás a este chico le pase algo parecido.

Le hago la pregunta pensando esto, pero el pequeño niega con la cabeza.

·
“…..No lo sé.”
·

Hmm, ¿no lo sabes? Quizás sea demasiado joven todavía…

·
“¿De qué raza es tu padre?”

“…. Él es mitad elfo y mitad humano.”

“¿Y tu madre?”

“Es humana, aunque tiene una pequeña parte de legado de la raza feral…”
·

¿Semielfa, 1/4 raza feral y el resto humana¿ ¿Entonces cómo ha acabado con este color de pelo…?

Mientras lo pienso detenidamente, los ojos del pequeño se llenan de lágrimas.

·
“…..Así que… aunque mi padre me dice…. que no soy de la raza demoniaca… pero…. como mi color de pelo…. es diferente al de mi padre y de mi madre…. entonces yo….”
·

Le intento consolar acariciándole la cabeza.

Aunque pienso que su color de pelo puede implicar otro gran problema, ya que existiría la posibilidad de que su madre haya sido infiel.

·
“¿Hay alguna cosa más en la que no te parezcas a tus padres?”

“…… M-mis orejas son más largas que las de padre…”

“Ya veo…”
·

Pelo verde y orejas largas… Muchas razas demoniacas poseen esas características. Hmm, aunque no debería de hacer demasiadas preguntas acerca de casas ajenas, al ser una persona de la que también han abusado, considero que es mejor ayudarle. Me daría mucha pena si le hicieran bullying simplemente por tener ese color de pelo.

Aunque en mi caso me acosaron en parte por mi culpa, lo de este chico es distinto. Le han bañado en barro por el simple hecho de que al nacer su pelo era de un color verdoso, si sigue así, dudo que ni reencarnado sea capaz de salir adelante por sus propios medios con una autoestima tan demacrada por los constantes abusos.

Uuuuhh… de tan sólo pensar eso me asusto lo suficiente como para llegar a mearme encima.

·
¿Tu padre es cariñoso contigo?

·
“…… Sí, y aunque da miedo cuando se enfada, no suele enfadarse si me porto bien.”

“Entiendo. ¿Y tu madre?”

“Mi madre es muy amable.”
·

Hoh, por como habla de ellos, sus padres deben de ser muy cariñosos con él. Pero no, no puedes fiarte sólo de eso.

·
“Muy bien, vamos.”

“…..¿Vamos? ¿A dónde?”

“Te voy a acompañar.”
·

Si te sigo podré conocer a tus padres. Lógica aplastante.

·
“…….¿P-Para qué quieres acompañarme?”

“Porque ya sabes, esos tipos podrían volver, así que déjame escoltarte. ¿Te acompaño a tu casa? ¿O prefieres llevar la cesta a algún sitio?”

“Estoy llevándole comida…. a mi padre…”
·

¿Su padre no era semielfo?

Lo que sé de los elfos según lo que dicen los libros es que viven muchos años, tienen las orejas realmente largas, son solitarios y bastante arrogantes con respecto al resto de razas. Son muy hábiles con el arco y la magia, y se especializan en magia de Viento y Agua.

Aunque Roxy añadió: En los aspectos básicos, esa descripción es correcta, salvo porque en realidad no están tan recluidos.

Pero me esperaba que los elfos tuvieran una belleza palpable y generalizada, pero parece que eso es cosa del folclore suelen parecer endebles y no necesariamente guapos; por lo que parece que cada pais los imagina de una forma. Todo sea dicho, viendo a este chico, he de decir que sus padres deben de ser una combinación explosiva de encantos.

·
“¿P-podrías decirme… por qué me proteges?”
·

Sin hacerlo a posta, el pequeño con su tartamudeo consigue generar en mí un deseo por protegerle.

·
“Porque mi padre me ha dicho que proteger a los débiles es una obligación.”

“Pero…. los demás niños también te excluirán.”
·

Eso es cierto. Cuando ayudas a la persona que acosan, reaccionaran acosándote a ti también. Es lo normal.

·
“Pues entonces juega conmigo para que no me sienta solo, ¿qué te parece? De ahora en adelante podemos ser amigos.”

“¡¿Eh?!”
·

En esos caso, la solución es formar un equipo. El bullying por rebote por lo general ocurre cuando el grupo o persona que estaban sufriendo bullying inicialmente traiciona a su benefactor. Para evitar esto, la persona que recibió ayuda debería aceptar la responsabilidad de ese acto y agradecérselo a la persona que le ayudó.

En este caso, y aunque las circunstancias que le rodean son diferentes, el motivo por el que le hacen bullying tiene raices muy profundas, por lo que dudo que acabe traicionándome y uniéndose al grupo de abusones.

·
“Ah, ¿acaso no puedes porque tienes que ayudar en casa?”

“N-No.”
·

Me gustaría saber lo que opina, pero se conforma con negar con la cabeza y una actitud bastante débil.

Maldición, que caras tan sorprendentes pone; estoy seguro de que se ganará a todas las onee-chans con tendencias shotacon. Mmmm, se me acaba de ocurrir una idea magnífica; no me cabe duda de que será muy popular con las chicas con su atractivo, en ese caso, si le acompaño, cualquiera de las chicas que no él no corresponda quizás me tenga en consideración; y unque mi cara no sea nada del otro mundo, si vamos los dos juntos, ambos seremos tratados como un buen partido y todas las chicas que no tenga suficiente confianza en sí mismas preferirán ir a por mí. Personalmente, éstas me gustan más que las chicas que desbordan confianza.

Debería funcionar, las chicas suelen juntarse con otras más feas para acentuar su belleza, en mi caso será al contrario.

·
“Syl…ph….”
·

Así que Sylph, lo ha susurrado casi silenciosamente, así que no he podido escucharlo entero.

·
“Ahh, como el espíritu del viento. Es un nombre precioso.”
·

En cuanto escucha essto, Sylph se ruboriza y asiente.

4ª Parte

El padre de Sylph también es un bishounen.

Largas orejas puntiaguadas, cabello dorado brillante, y un cuerpo estilizado. Cumple a la perfección con el estereotipo que tengo de los “Semielfos”, es un hombre que ha heredado tan sólo los aspectos positivos de ambas razas. El hombre en cuestión se encuentra encima de una atalaya sujetando un arco en sus manos mientras vigila la linde del bosque.

·
“Papá, toma, el almuerzo…”

“Gracias, siempre te hago traérmelo, Luffy. Veo que hoy no se metieron contigo, ¿me equivoco?”

“No, porque este chico me ayudó.”
·

Así que en casa le llaman Luffy. ¿Por qué me dará la impresión de que va a empezar a estirar sus extremidades? Aunque si Sylphy fuera tan dicharachero y optimista no le habrían hecho bullying.

Pero viendo como me introduce sólo con señalándome, decido presentarme.

·
“Encantado de conocerle, me llamo Ludeus Greyrat.”

“Greyrat…. ¿Eres un pariente de Paul?”

“Sí, soy su hijo.”

“Ohhh, he oído hablar de ti, tengo entendido que eres un chico muy educado. Ah, ¿dónde están mis modales? Me llamo Rawls, y soy un cazador forestal.”
·

Mientras estamos allí, nos cuenta que esta atalaya tiene la finalidad de controlar si salen monstruos del bosque, y que todo el día hay alguún aldeano custodiando la zona. Por ejemplo, Paul también tiene guardias, por lo que han coincidido en alguna ocasión, en la que aprovechan para contarse las andanzas de sus hijos.

·
“Espero que os llevéis bien, aunque quiero que sepas que mi tesoro ha heredado sangre de nuestros ancestros y es el motivo de su apariencia, así que no se lo tengas en cuenta.”

“Cuente con ello. Incluso si Sylph fuera un Supard, no dejaría que los prejuicios cambien mi opinión de él; lo juro en nombre de mi padre.”

Escuchándome decir esto, Rawls se queda completamente sorprendido.

·
“Veo que comprendes el significado del honor aun siendo tan joven… Siento envidia de Paul, por haber criado a un hijo tan excelente.”

“Ser excelente a tan temprana edad no implica que me convierta en un adulto excelente. Todavía es pronto para sentir envidia, mejor espere hastsa que Sylph crezca.”
·

Aprovecho la conversación para reconfortar a Sylph.

·
“Ahora lo entiendo todo…. Eres tal y como Paul te describió.”

“…..¿Qué es lo que padre le dijo?”

“Me comentó que perdía su confianza como padre cada vez que habla contigo.”

“Entiendo. En ese caso empezaré a cometer errores para que tenga un motivo para sermonearme.”
·

Noto como tiran del extremo de mi manga. Cuando me giro para ver la causa, veo a Sylph cabizbajo mientras agarra mi manga.

¿La conversación de adultos le habrá aburrido?

·
“Rawls-san, ¿podemos seguir jugando un rato más?”

“Ah, por supuesto, pero no vayáis a acercaros al bosque.”
·

No creo que sea necesario que haga incapié en esto, pero al mismo tiempo me parece insuficiente.

·
“Hemos estado antes en una pradera con un árbol enorme, iremos a jugar allí; y antes de la puesta de sol acompañaré a Sylph a casa. Aunque si no nos vieras a ninguno cuando usted llegara, es muy probable que fuera por que nos hayamos metido en algún lío, por lo que por favor, vaya a buscarnos.”

“Ah…. De acuerdo.”
·

En un mundo sin móviles, es importante tener formas de avisar o informar de problemas. Y ya que es imposible evitar al 100% los accidentes, es necesario tener medios para actuar de inmediato para solventarlos. Aunque parece que la seguridad nacional en este pais es bastante buena, nunca se sabe qué peligros pueden acechar a la vuelta de lae esquina.

Nos dirigimos hacia el enorme árbol de antes, dejando atrás al anonadado Rawls.

·
“Entonces, ¿a qué te apetece jugar?”

“N-No lo sé…. nunca antes tuve a-amigos con los que jugar…”
·

Parece que a Sylph le cuesta aceptar lo de amigos, seguramente por ser la primera vez que hace uno. Me da un poco de pena, aunque ahora que lo pienso, en este mundo yo tampoco he jugado con amigos.

·
“Hmm. Me acabo de dar cuenta de que yo he sido quizás demasiado casero hasta ahora, ¿a qué podríamos jugar?”
·

Sylph parece inquieto y juega con sus manos mientras me mira levantando ligeramente la cabeza.

Medimos aproximadamente lo mismo, pero al estar un tanto encorvado debe de levantar mucho la cabeza para mirarme.

·
“Esto… ¿por qué cambias entre BOKU de vez en cuando al hablar?”

“¿Hmm? Ah, eso. Es un gesto descortés si no adecuas tu forma de expresarte a la persona con la hablas. En este caso, era necesario usar un lenguaje formal hacia un superior como lo es tu padre.”

“¿Lenguaje formal?”

“La forma en la que le hablé a tu padre antes.”

“¿Hrm?”
·

No parece que lo comprenda, pero es algo que se aprende con el tiempo, necesario para ser considerado un adulto.

·
“Dejemos esto, lo de antes, enséñame.”

·
“¿Lo de antes?”
·

En un parpadeo, Sylph comienza a gesticular para explicarse.

·
“El agua caliente, sale de tus manos, el aire caliente, que soplaba. Eso.”

“Ah~~ eso.”
·

Se refiere a la magia que utilicé para limpiarle de barro.

·
“¿Es difícil?”

“Aunque lo sea, todo el mundo puede hacerlo si practica…. probablemente.”
·

Mi reciente capacidad mágica es tal que soy incapaz de saber el total, por no decir que no sé con seguridad el maná medio de la población.

Aunque tan sólo es magia de Fuego para calentar agua, no es como si usaras conjuración en silencio para crear de la nada agua caliente, así que imagino que cualquiera podría imitarlo usando magia combinada.

Así que debería de funcionar. Probablemente.

·
“¡¡Perfecto, pues de ahora en adelante recibirás entrenamiento especial!!”
·

Sylph y yo continuamos jugando hasta el atardecer.

5ª Parte

Cuando llegué a casa, me encontré a Paul de muy mal humor, o al menos estaba claramente enfadado, además tenía sus manos en la cintura mientras me esperaba en el porche.

¿Hm? ¿Acaso hice algo malo? Si me paro a pensar, lo único que podría ganarse semejante actitud es el reliquia divina (bragas) que tengo escondida en mi habitación, como la hayan descubierto….

·
“Papá, ya estoy en casa.”

“Estoy enfadado, ¿sabes por qué?”

“No.”
·

Mejor pretendo que no lo sé, vaya a ser que todavía no hayan descubrido las bra… la reliquia sagrada, y sólo consiga embarrarme más.

·
“Hace poco vino a buscarme la Sra. Ada porque dice que le pegaste a su hijo Somar.”
·

¿Ada, Somar? Ni idea.

Empiezo a pensar detenidamente si recuerdo estos nombres que creo nunca haber oído.

Si los conozco es sólo posible de cuando saludo a los aldeanos, ya que cuando me presento me responden presentándose… ¿Acaso alguno se llamaba Ada? Es posible, pero no estoy seguro…. Aunque espera.

·
“¿Es por algo de hoy?”

“Sí.”
·

Hoy sólo me encontré a Sylph, Rawls y a los 3 niñatos, por lo que Somar tiene que ser uno de esos 3 abusones, ¿no?

·
“No le pegué, sólo le tiré barro.”

“¿Recuerdas de lo que hablamos el otro día?”

“¿Lo de que la fuerza no se usa para sentirse superior?”

“Exacto.”
·

Ojóh… Ya veo, ahora que lo recuerdo, esos chavales dijeron algo como que irían contando por ahí que soy partidario de las razas demoniacas. No estoy seguro que cosas se habrán inventado sobre mí, pero al menos parece que no afectan a nadie más.

·
“No estoy seguro que cosas te habrán contado…”

“¡¡Cállate!! ¡¡Si cometiste un error, lo primero es disculparte!!”
·

Me está regañando fuertemente.

No sé qué habrá oído, pero no parece que lo ponga en duda. Qué fastidio. Aunque ahora le dijera que he ayudado a Sylph porque la estaban acosando, podría no creérselo. Llegados a este punto lo mejor será empezar desde el principio.

·
“Lo que pasó en realidad es que estaba dando un paseo cuando….”

“¡¡No te inventes excusas!!”
·

Paul cada vez parece más molesto, hasta el punto de que ya no es que no se crea lo que le digo, sino que no quiere escuchar mi explicación.

No tengo problema en empezar la conversación con una disculpa, pero en este caso dudo que sea una buena idea. Después de todo no quiero que mis hermanos o hermanas pequeños sufran nunca un tratamiento tan injusto por parte de Paul, ya que la forma en la que está educando no es correcta.

·
“…….”

“¿Qué pasa? ¿Por qué no dices nada?”

“Porque todo lo que diga sólo conseguirá que te enfades más conmigo por inventarme excusas.”

“¡¿Qué has dicho?!”
·

Paul está hecho una furia.

·
“Enfadándote y obligando a un niño a que se disculpe antes de escuchar lo que tenga que decir, me da tanta envidia que los adultos puedan ser tan caprichosos y cómodos.”

“¡¡Ludy!!”
·

¡Paann!

Mi cara recibe una sonora y ardiente bofetada.

Me ha pegado. No es que no me lo esperara, si te paras a pensarlo, está claro que si provocas a alguien lo más probable es que te pegue. Y por eso, permanezco firmemente depié sin apartar la mirada. Hará 20 años desde la última vez que me pegaron… Bueno no, ya que mi hermano me dio una paliza antes de echarme de casa, así que 5.

·
“Padre, he hecho todo cuanto estaba en mi mano para comportarme como un buen hijo; nunca he faltado a ninguna de nuestras clases y he conseguido alcanzar varias metas a base de esforzarme.”

“¿Y qué tiene que ver eso con lo de hoy?”
·

Paul no tenía intención de pegarme, además que estaba claramente confundido.

Eso me viene genial.

·
“Tiene mucho que ver con lo de hoy. Durante años he trabajado duro para conseguir que confiéis en mí y poder tener una conciencia tranquila, y aún así no has querido escuchar lo que tenía que decir y has preferido confiar ciegamente en lo que una persona que no conozco de nada te ha dicho, y justo después me chillas y terminas dándome una bofetada.”

“Pero he visto los moratones de Somar…”
·

¿Moratones? No pudo ser por el barro que le tiré, ¿se lo habrá hecho él mismo? No me extrañaría que haya intentado aparentar heridas… Pero en este caso, es una lástima, Somar; porque la justicia está de mi lado. Ya que en este caso la mentira no hace referencia alguna a caerse por las escaleras.

·
“Pues aunque se hubiera hecho daño por mi culpa, no pienso disculparme, padre, porque he actuado según tus enseñanzas. Es más, sería capaz de admitirlo con la cabeza bien alta si fuera el caso.”

“…..¿? Espera, ¿qué fue lo que ocurrió exactamente?”
·

Oh, ¿ahora te interesa? Qué lástima que decidieras no escucharme antes.

·
“Me gritaste que no inventara excusas, ¿ahora no lo son?”
·

En el momento que le respondo con mi nueva pregunta, Paul se muestra herido y cavilante; parece que todavía necesita otro empujón.

·
“No te preocupes, padre. La próxima vez que vea a 3 chicos atacando a una persona indefensa lo que haré será ayudarles para que sea 4 contra 1; es más empezaré a explicarle a todo el mundo que la familia Greyrat se enorgullece de enseñar la importancia de abusar del débil. Y cuando crezca, me iré de casa y me cambiaré de apellido, porque dar rienda suelta a la violencia física y verbal, hace que me avergüence de ser un Greyrat.”

Paul se ha quedado boquiabierto; su cara va cambiando de verde a roja y vuelve a empezar, dejando claro que no sabe como reaccionar.

¿Vas a seguir enfadado o necesitas otro empujón? Ríndete, he pasado más de 20 años inventándome excusas en discusiones en las que era el claro culpable, y cada vez que me dejaban el mínimo resquicio de oportunidad conseguía llevar la conversación a un empate. Por no añadir que en este caso tengo toda la razón, así que no tienes ninguna oportunidad.

·
“……… Lo siento mucho, papá ha cometido un error. Cuéntame lo que pasó.”
·

Paul agacha la cabeza derrotado.

Es lo mejor, cuando te encabezonas sin sentido sólo consigues que todo el mundo acabe enfadado. Lo mejor siempre que te equivoques, es disculparte.

Según voy contándole lo ocurrido en detalle mi enfado va desapareciendo.

Le conté todo más o menos, que había escuchado voces en la pradera, que al asomarme vi a 3 niños lanzándole barro a otro, que les lancé barro dos veces y nos gritamos tras lo que se fueron diciendo que iban a decir cosas de nosotros. Y que tras todo eso, usé magia para quitarle el barro al pequeño y nos pusimos a jugar.

·
“Así que si alguien tiene que disculparse, es Somar quién debería pedir disculpas a Sylph. Los moratones se curan rápido, pero lo que le han hecho puede marcarle de por vida.”

“….Tienes razón. Tu padre estaba equivocado y lo siente.”
·

Sus hombros caen derrotados, y me hace recordar lo que Rawls me dijo esta tarde.

Rawls: Pierde su confianza como padre cada vez que habla contigo.

Cabe la posibilidad de que Paul esté intentando por todos los medios darme una buena impresión como padre.

Bueno, en mi opinión, esta es la única vez que no lo ha conseguido.

·
“No tienes porqué disculparte. Cuando creas que haya cometido un error, te pido que me regañes sin dilación, pero también te pido que por favor escuches lo que tenga que decirte. Es posible que suene a excusa o que no sea un motivo suficiente para mis actos, pero si siento la necesidad de decir algo, debes de comprender que puede ser importante para mí.”

Aah, lo intentaré, pero dudo que llegues a estar equivocado nunca…”

“En ese caso, utiliza nuestras conversaciones como experiencia para cuando eduques a mis futuros hermanitos.”

“…… Eso estaría bien.”
·

La cara de Paul refleja su sentimiento de derrota y pérdida de confianza.

¿Me he pasado? Mmm, si yo perdiera un argumento verbal con un niño de 5 años yo también me deprimiría. Además que pienso que Paul es demasiado joven para ser padre.

·
“Ahora que lo pienso, papá, ¿cuántos años tienes?”

“¿Hm? 24 años, ¿por qué?”

“Ya veo.”
·

¿Me tuvieron con 19 años? Realmente no sé a qué edad se suelen casar en este mundo, aunque si contamos que los ataques de monstruos y guerras son algo frecuente, en ese caso imagino que casarse a los 19 será lo normal, ¿no?. Un chaval más joven que yo, casado, y preocupándose por educar a un hijo. En serio, ¿qué parte de un indigente, sin trabajo de 34 años que no ha conseguido nada por sí mismo, supera a Paul si los comparamos? Bah, mejor no pensar en ello.

·
“Padre, ¿puede venir Sylph a jugar a casa otro día?”

“¿Eh? Ahh, por supuesto.”
·

Satisfecho por su respuesta, por fin entro en casa.

Me alegro de que Paul no sienta discriminación por las razas demoniacas.

6ª Parte

— Desde el punto de vista de Paul —

Mi hijo se enfadó; esa personita que no suele decir lo que piensa es capaz de enfurecerse tan calmadamente.

¿Cómo llegamos a este punto?

El evento empezó cuando por la tarda vino a nuestra casa la Sra. Ada montando un gran revuelo. Trajo a su hijo Somar, al que me suelen describir como un chiquillo insufrible, que había llegado a casa con los ojos morados; por mi experiencia en peleas sé que implica claramente que le han pegado; aunque la señora Ada no se ha explicado demasiado bien, pero parece que mi hijo le ha pegado.

Cuando escucho esto, he de admitir que me quedo más tranquilo. Seguramente Ludy intentaba jugar con Somar y sus amigos, pero al ser tan diferente como para alcanzar el rango Santo en magia a su edad, debe de haber dicho algo arrogante que les llevara a discutir y pelear.

Después de todo, aunque es un chico honesto y listo, sigue siendo un niño en algunos aspectos.

La señora Ada actúa como si fuera algo grave, pero tan sólo es una pelea entre niños, y por lo que puedo ver, no le va a quedar cicatriz permanente, así que zanjaré el asunto con Ludy con una regañina corta.

Todos los niños discuten y pelean, pero en este caso Ludy es bastante más poderoso que el resto; no sólo ha sido discípulo de una maga Santa de Agua como Roxy, sino que además yo le he enseñado y entrenado físicamente desde los 3 años, así que habrá sido un enfrentamiento totalmente desigual.

Si lo de hoy fuera un evento aislado no le daría más importancia, pero si se emociona demasiado podría llegar a ir a mayores; además que con lo inteligente que es debería de haber solucionado la discusió sin llegar a las manos.

Debo de ser más estricto y dejarle claro que la violencia es el último recurso y que conlleva

consecuencias siempre que se actúa sin pensar.

Pero la conversación no fue del modo que imaginé.

Mi hijo no tenía la menor intención de disculparse, no sólo eso, además me está mirando como si yo fuera un insecto.

Quizás desde su punto de vista opina que no había más remedio porque eran muchos contra él, pero necesita entender que cuanto más fuerte eres, más debes de respetar esa fuerza. Sin añadir que en este caso alguien resultó herido.

De todas maneras, debo de obligarle a que se disculpe. Quizás no lo entienda al principio, pero es muy inteligente, seguro que antes o después comprenderá su error.

Con esto en mente, empecé a usar un tono más duro para regañarle, a lo que respondió con unos comentarios y provocaciones sarcásticas, que me hicieron perder la compostura y pegarle.

Mira que mi intención era enseñarle que los fuertes deben de ser conscientes de su fuerza y evitar usar la violencia contra los débiles, y voy y le pego…

Sé que me he equivocado en esa acción, pero como educador no puedo disculparme por mis actos. Aunque enseñar que pegar está mal habiendo dado una bofetada me deja en una situación insostenible.

Mientras no sé bien como actuar, mi hijo actúa como si no hubiera hecho nada malo y empieza a decir que si me molesta, acabará yéndose de casa.

Casi le suelto un Pues vete ya, pero por suerte consigo controlarme, ya que esta situación consigue que piense con frialdad.

Hace años, me encontré en una situación similar cuando las reglas tan estrictas de mi casa y las palabras duras de mi padre consiguieron que me fuera de casa después de una fuerte discusión con él. Tengo claro que he heredado de mi padre su inflexible cabezonería.

Parece que Ludeus también, sobretodo viéndole así de terco. Está claro que es hijo mío.

El día que discutí con mi padre, cuando me dijo que me marchara, no encontré forma de esquivar el problema y acabé yéndome de verdad de casa. Estoy seguro de que a Ludeus también se marcharía si pronuncio esas palabras. Porque aunque haya dicho que se marcharía pasados unos años, si le digo Pues vete ya , estoy seguro de que se marcharía inmediatamente, tenemos eso en común.

Todavía me arrepiento enormemente de la discusión que tuve con mi padre, ya que escuché rumores de que al poco tiempo cayó enfermo y acabó muriendo, seguro que por mi culpa… No suelo pensar en ello, pero la culpa de este evento me corroe.

Y en este preciso momento, le dijera a Ludeus que se marchara, seguramente lo haría y yo me arrepentiría el resto de mi vida. Seguramente ambos nos arrepentiríamos.

Así que debo controlarme, debo usar la experiencia como enseñanza. Además, ¿no decidí en ese entonces que nunca sería como mi padre?

·
“….Tienes razón. Tu padre estaba equivocado y lo siente.”
·

Y como es normal, me disculpé; y tras hacerlo Ludeus también se relajó y me explicó lo ocurrido brevemente.

Parece ser que de casualidad vio a la hija de Rawls mientras le molestaban, así que le ayudó, además de que no hubo ninguna pelea seria, simplemente les tiró barro.

Si lo que me ha contado es cierto, tiene todo el derecho de sentirse orgulloso de lo que hizo; y yo en vez de ponerme de su parte, lo que hago es no escuchar lo que tiene que decir y encima pegarle.

Ahh, ahora recuerdo las veces que me pasó algo similar cuando era niño. Padre no escuchaba lo que le decía y se conformaba con señalar mis errores y debilidades; y cada vez que lo hacía me enfurecía más y más. Menudo fracaso he sido con mi actitud de Es mi deber educarle. Hah…….. Encima Ludeos no me lo reprochó y hasta acabó animándome, menudo hijo tengo. ¿Será realmente mío?…… Aún pensándolo, ninguna de las personas con las que Zenith pudo serme infiel era tan brillante como mi hijo.

Uuu, ¿será mi semilla de tan buena calidad?

Aunque más que sentirme orgulloso, en realidad se me hace un pequeño nudo en el estómago.

·
“Padre, ¿puede venir Sylph a jugar a casa otro día?”

“¿Eh? Ahh, por supuesto.”
·

Pero aún así, debería de alegrarme de que mi hijo ha hecho su primer amigo.

Fin de Mushoku Tensei Capítulo 007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *